Miguel Peña, VP de Naranja: “Este 2019 lo vemos como un año de transición”

En plena reconversión tecnológica de sus sucursales, Naranja busca crecer en el mercado y acaba de solicitar al Banco Central una autorización para poder operar como entidad financiera digital y lanzar una fintech. Miguel Peña, vicepresidente de Naranja, conversó con BANK MAGAZINE sobre sus planes a futuro y los ejes que buscan alcanzar. Sobre todo de los objetivos que se proponen para tener un gran crecimiento a fines de 2019 o principios del año que viene.

Por Mariano Jaimovich

-Estamos en pleno momento de definiciones electorales, ¿qué perspectivas tienen en Naranja para este año?

-Al ser éste un año electoral y con las variables económicas principales todavía en valores altos, nuestro foco ha sido aumentar las inversiones en tecnología porque creemos que las empresas que invierten en períodos de crisis son las que salen fortalecidas cuando éstas se terminan. Hemos continuado con nuestro  el proyecto de Evolución Digital que ha sido transversal a toda la compañía para construir un ecosistema de soluciones que le faciliten con alegría y compromiso la vida a cada persona.

Miguel Peña: “Este 2019 lo vemos como un año de transición”

-En base a este desarrollo, ¿qué objetivos se propusieron cumplir?

-Queremos seguir fortaleciendo la propuesta de valor a nuestros clientes y, a través de ésta, lograr un paulatino crecimiento en la adquisición de clientes y, sobre todo, aumentar con ellos las interacciones digitales. Hemos desarrollado también nuestro proyecto de sucursal del futuro donde combinamos lo mejor de la tecnología con lo mejor de las relaciones personales. Y a través de un nuevo diseño físico de las sucursales y de colaboradores especialmente entrenados, le damos a nuestros clientes una nueva experiencia para resolver sus problemas cotidianos.

-En definitiva, ¿cuáles son sus planes de crecimiento y consolidación?

Este año 2019 lo vemos como un año de transición pero tenemos grandes expectativas de crecimiento hacia fines de este año, y particularmente hacia 2020.

-¿Qué otras novedades se destacarán en el corriente año?

-Nuestra propuesta apunta a ofrecer los mejores servicios financieros a partir de la tecnología. En ese sentido, como es de público conocimiento, pedimos la autorización al BCRA para poder operar como entidad financiera digital. Así, hemos lanzado nuestra fintech para realizar todo este desarrollo con un plan de negocio desafiante y ambicioso, que nos impulsa a crear productos que tengan una rápida adopción entre los usuarios y que nos permita ampliar el horizonte de clientes brindándole soluciones que eliminen muchas de las fricciones que hoy existen en este tipo de servicios. Mientras tanto, ya tenemos operativos algunos productos digitales como Naranja Pos y Naranja Cuenta.

– El mercado bancario digital es cada vez más competitivo, ¿en qué aspectos están haciendo foco para diferenciarse?

-Para impulsar la migración a pagos digitales, durante el 2018 implementamos un botón de pago en Naranja Online y en la App Naranja que ya alcanzó un tercio de la recaudación por cobranzas a clientes (incluyendo pagos por canales digitales de terceros).
También, Naranja Cuenta permitirá ir eliminando tanto el uso de efectivo para las transacciones cotidianas como para pagos de distinto tipo. Además, el lanzamiento de Naranja Pos se constituyó como un servicio que permite realizar ventas presenciales con tarjeta de débito, crédito y prepaga. A través de un lector de tarjetas que se conecta por Bluetooth a un celular o tablet, se puede utilizar a través de la app Naranja Pos. Se puede operar con las principales tarjetas: Naranja, Visa, Mastercard, Amex y Cabal.

– ¿Cómo juega el alto nivel de tasas en el refinanciamiento de los clientes por medio de las tarjetas?

Permanentemente velamos para ofrecerles a nuestros clientes planes que se ajusten a sus necesidades de pago, para financiar saldos vencidos o por vencer. Lo hacemos de manera proactiva, es decir, mediante un detalle de la liquidación automática en los resúmenes de cuenta.
De esta manera, en cada resumen, los clientes reciben las mejores propuestas de financiación, estructuradas y adaptadas a la realidad de cada uno. A pesar del contexto, no se discontinuaron porque creemos que son parte de nuestro diferencial y propuesta de valor. Es que la tutela y el acompañamiento a los clientes en todo momento son claves para nuestra gestión, ya que los ayuda a construir una capacidad de pago que no supere sus ingresos.-