Mignone, socio de PwC: “Las tasas altas alargan los plazos de pago”

La empresa internacional líder en consultoría indica que sus resultados son mejores a los esperados y se propuso multiplicar este año cerca del 30% su capacidad instalada para la exportación de servicios. La importancia de comandar recursos humanos. Conocé los detalles de la entrevista que Santiago Mignone, socio de PwC, le brindó a BANK MAGAZINE.

Por Mariano Jaimovich

-¿Qué objetivos y proyectos se propusieron a cumplir este año?
-Para el año 2019 nos hemos propuesto continuar con nuestro crecimiento en el área de consultoría, en servicios tales como estrategia, transformación digital y cybersecurity, los cuales, al no estar atados a la coyuntura, son temas que las organizaciones deben continuar trabajando para sobrevivir en un ambiente cada vez más competitivo. Sumamos una iniciativa relacionada con el Compliance Integral, que va desde la planificación y prevención, hasta la investigación del incumplimiento, una vez producido. Otro de los objetivos que nos hemos propuesto es multiplicar cerca del 30% nuestra capacidad instalada para la exportación de servicios, que es el ritmo al que venimos creciendo en los dos últimos años. Para ello, inauguramos el último mes un nuevo piso en nuestras oficinas de Olivos. Finalmente, en el área de Consultoría Impositiva y Contencioso Tributario, continuamos a un ritmo de crecimiento por encima de lo que planificamos año pasado.

Mignone, socio de PwC: “Las tasas altas provoca que se alarguen los plazos de pago”

-¿Qué inversiones se destacan en sus iniciativas?
-Nuestro proceso de inversión se da, principalmente, en la incorporación de talentos y en su entrenamiento, inclusive a nivel internacional. Dado que somos una organización cuyo capital más importante es el recurso humano calificado, generamos nuestra mayor inversión allí. Adicionalmente estamos implementando una fuerte inversión en tecnología, que nos permitirá imprimir valor agregado a la calidad de nuestros trabajos, a la vez que permitirá una mejor experiencia digital para nuestros clientes.

-¿De qué forma las están financiando ustedes y sus clientes?
-Nuestra fuente de financiación está dada, fundamentalmente, por nuestra operación. Como no se trata de una industria de capital intensivo, administrada prudentemente permite autosustentarse a través de los servicios que prestamos.

-A la hora de tomar deuda para financiar sus gastos, ¿qué tipo de elecciones financieras están realizando ahora?
-No recurrimos a endeudamiento con terceros, salvo en situaciones de muy corto plazo u oportunidades de inversiones puntuales.

-A todo esto, ¿cómo afecta en todo esto las tasas de interés tan altas?
-Al no acudir a un endeudamiento externo, no tienen un alto impacto. Sí es notorio su efecto en las cobranzas, donde se manifiesta un alargamiento en los plazos de pagos.

Nueva alianza estratégica de PwC en Argentina

-Y a la hora de ahorrar en el sistema bancario, ¿qué están eligiendo hacer para que no se desvalorice su capital?
-Por las características del negocio, la mayor parte de los ingresos se destinan a financiar nuestro capital humano, por lo que, los excedentes de dinero, en la medida que existan, se destinan a inversiones financieras de muy corto plazo y en moneda suficiente como para cubrir nuestras obligaciones corrientes.

-¿Cómo influye la volatilidad del dólar en todo esto?
-Una excesiva volatilidad del dólar afecta, principalmente, el volumen de negocios, y eso es malo en cualquier circunstancia. Luego, al no tener obligaciones financieras en moneda extranjera, tratamos de mantener un portafolio de servicios que sea positivo en el neto de esa divisa.

-¿Qué análisis realiza del momento actual del país y qué perciben en sus clientes?
-Pareciera que estamos llegando al fin de un ciclo recesivo, que fue más largo de lo previsto. Sin embargo, en la medida que esta etapa finalice con mejores perspectivas desde la macro, su salida debiera ser consistente aunque más pausada en el tiempo. Creo que la posibilidad de una recuperación y un inicio de una etapa de crecimiento se dará en la medida en que los sucesivos gobiernos atiendan el origen de los problemas macroeconómicos, y puedan arribar a consensos básicos que den previsibilidad a la economía argentina y su marco legal y regulatorio.
Entre los temas a considerar deben estar, sin duda alguna, los que afectan a la competitividad de nuestro país: reducir la presión fiscal, achicar el gasto público, atender una reforma laboral, y fomentar una economía exportadora que permita salvar la escasez de recursos.-