Microsoft ayuda a las pymes para la transformación digital

Según un estudio de Microsoft y Kantar Millward Brown sobre pymes, en el actual contexto económico se triplicó la cantidad de tomadores de decisiones de pequeñas y medianas empresas que, para mejorar su negocio, tiene entre sus prioridades invertir en tecnologías como Inteligencia Artificial, Big Data e Internet de las Cosas.

En Argentina a 5 de cada 10 Pymes les interesa invertir en Inteligencia Artificial (Tecno Pymes)

Por tercer año consecutivo, Microsoft presenta su estudio que indaga el uso que las pymes argentinas dan a la tecnología.

De la mano de Kantar Millward Brown, el foco del estudio estuvo centrado en el movimiento que hacen las empresas hacia la nube y la adopción de la inteligencia artificial. En concreto, la encuesta indagó en tres ejes: la vinculación con la Nube, su uso y as percepciones en torno a la Inteligencia Artificial (IA).

Según indicaron en su evento de presentación, el 60% de las pymes está familiarizada con las soluciones de IA, conoce de qué se trata esta tecnología y es consciente del potencial que tiene para mejorar sus negocios. Además, 5 de cada 10 manifestó que está interesada en invertir en estas soluciones.

Entre los escenarios más valorados en relación a la IA que buscan las pymes, la firma revela: tecnología que las ayude a conseguir clientes que estén en línea con su target (60%), tecnología que indique cuándo podría llegar a dañarse una máquina y el tipo de tratamiento que necesita para evitar pérdidas de dinero (57%), tecnología que permitiera aumentar la seguridad física en la empresa (57%) y soluciones que atiendan las consultas de sus clientes 7×24 (56%).

Marina Hasson, directora para Socios, Clientes Corporativos y Pymes de Microsoft Argentina, comentó: “Hoy las pymes argentinas buscan innovar para resolver los temas que más las preocupan en el actual contexto económico. La predisposición a invertir en IA, nos dice que las pymes no le temen, sino que están percibiéndola como aliada para mejorar su negocio. Este es un camino evolutivo en el que, de a poco, algunos de los principales mitos relacionados con las pymes y la tecnología se empiezan a caer”

El uso de la nube

En el estudio del gigante tecnológico se menciona que el uso de la nube se mantiene estable en torno a la mitad de las pymes. Por ejemplo, el 46% manifestó que usa esta tecnología. Aquellas que acceden a la nube la usan más intensamente: el 97% utiliza herramientas de productividad, el 86% la usa como espacio de almacenamiento y el 43% lo hace para procesar datos. El nivel de satisfacción es muy bueno, el 96% manifestó que está satisfecha con la Nube y el 96% de los usuarios afirmaron que están predispuestos a volver a invertir en ella.

Según el estudio, también aumenta la predisposición a invertir en la nube: 7 de cada 10 está dispuesta a hacerlo. De las que están dispuestas a invertir, el 77% lo haría porque considera que le da mejores resultados de negocio y el 61% porque es más sencillo. Por otra parte, según las empresas que aún son reticentes a esta tecnología, las dos principales razones para no invertir en nube son: preferencia por los soportes físicos (75%) y falta de seguridad (55%).

La firma también dijo que hay varios mitos relacionados a la seguridad en la Nube. Muchas empresas consideran que el hecho de tener los datos en servidor físico puede dar la ilusión de seguridad. Sin embargo, desde Microsoft indican que la seguridad informática no es un tema de hardware, sino de software que es la puerta de entrada a posibles ataques. Por eso es clave contar con software actualizado que cuente con los últimos avances para proteger la información. En este sentido, la Nube presenta un gran diferencial que es la actualización permanente. La inversión que requiere poner barreras de entrada, mantenerlas actualizadas, analizar y detectar anomalías y armar esquemas de contingencia es muy grande si lo quiere hacer una empresa por si sola. La contratación de servicios en la Nube permite que ese costo se divida entre varias empresas y mejora la seguridad.

Por último, respecto a las funciones que les gustaría utilizar de la Nube, el 95% consideró que la usaría para respaldar información y acceder desde cualquier lugar, el 76% para mejorar la productividad de los empleados, el 53% para ofrecer mejores servicios a clientes y, el dato más llamativo, es que al 60% le gustaría utilizar las nuevas tecnologías como IA, IoT y Big Data para mejorar sus negocios, la valoración de estas herramientas creció tres veces respecto al estudio del año anterior.

“Las Pymes saben que la tecnología las puede ayudar, pero muchas de ellas no tienen muy en claro por dónde empezar ni cómo hacer para que represente un diferencial. Ahí es donde es clave el trabajo que hacen los más de 5.000 socios de negocio de nuestro ecosistema en el país, ellos ayudan a las pymes a identificar diferentes escenarios y combinar las soluciones de acuerdo a las necesidades de cada empresa para que puedan acceder realmente a la transformación digital”, finalizó Hasson.

En el caso de las pymes, ellas pueden comprar las soluciones de la compañía a través de resellers e integradores especializados y capacitados por la empresa. En muchos casos hay soluciones paquetizadas, como por ejemplo Office 365, pero también algunas son a medidas y en conjunto con otros socios.

Casos de éxito

Alan Soria de Brandlive, Adolfo Kvitca de BeSmart, Melisa Mascareño de R40 y Mario Meringolo de Tarjeta Plata.

En el evento de presentación del estudio, Microsoft invitó a cuatro clientes que adoptaron soluciones para la transformación digital de su empresa. Entre ellos estuvo Tarjeta Plata, BeSmart, Brandlive y Producciones R40.

Tarjeta Plata: Inteligencia Artificial para obtener préstamos en minutos

Tarjeta Plata es una Pyme argentina con 25 años de historia que ofrece servicios financieros. Nació un poco antes que Internet empezara a masificarse en el país, vieron muy de cerca cómo evolucionó la tecnología y la forma en que impactó en la industria. La empresa tenía una estrategia en Internet algo tímida, apenas lo usaban para realizar algunas acciones de marketing. Cualquier persona que quisiera acceder a un crédito debía dirigirse personalmente a una sucursal con su DNI, un recibo de servicios y un recibo de sueldo. Ese proceso demoraba entre 45 y 60 minutos y el pago era en efectivo días después en un local.

Sabían que había una oportunidad enorme que tenían que aprovechar, así fue como en 2018 lanzaron “Plata Ya”, su aplicación móvil que utiliza IA para evaluar el perfil de la persona y asignar créditos al instante. “Llegamos tarde al mundo de Internet, pero la idea era entrar con algo que nos diferenciara. Por eso optamos por una experiencia que fuera 100% móvil y digital.

La aplicación reduce a minutos todo el proceso de solicitud y entrega de crédito, cuando la media del mercado en este segmento tarda unas 24 horas”, explica Mario Meringolo, gerente de Sistemas de Tarjeta Plata. Plata Ya trabaja bajo dos conceptos, el cruce de datos y el reconocimiento facial. La persona solicite un crédito a través de la aplicación debe tomar dos fotos de su DNI (frente y dorso) y luego dos selfies, una en posición fija y la segunda realizando algún gesto.

“El principal desafío de las empresas como Plata Ya pasa por identificar que una persona es quien dice ser para evitar fraudes. Aquí es donde las técnicas de biometría facial permiten corroborar esos datos de forma mucho más rápida y segura”, comentó Pablo Lima, director de Ventas para Cono Sur de VU, la empresa encargada de desarrollar la aplicación.

La aplicación se desarrolló a partir del uso de los servicios cognitivos de Microsoft Azure, esto logró reducir el tiempo de esas operaciones a quince minutos y eliminó la necesidad de tener que asistir físicamente con la documentación en papel a las sucursales. Tarjeta Plata cuenta con 170 empleados, 20 sucursales y 150 locales. La aplicación se lanzó hace un año, ya cuenta con 2.000 créditos otorgados y esperan duplicar ese número para el próximo año. “Protegemos la información de las personas cumpliendo todos los requisitos de la ley nacional de datos personales. A partir del uso de Inteligencia Artificial y reconocimiento facial logramos reducir drásticamente los tiempos de liquidación de préstamos. Podemos satisfacer mejor a nuestros clientes con mayor velocidad y con un proceso de mucha mayor calidad” finaliza Meringolo.

BeSmart: Inteligencia Artificial para predecir el riesgo crediticio

Imaginemos un caso típico donde una persona necesita solicitar un crédito para realizar, por ejemplo, un arreglo en su casa. Para conseguir el capital necesario entra en un sitio web y saca una foto de su DNI. En segundos la aplicación aprueba el crédito, le indica el monto máximo otorgado y la cuota a pagar. Finalmente, al aceptar la oferta, le solicita que se tome una selfie, para compararla contra la foto del documento para verificar la identidad, y unos segundos después el dinero es transferido automáticamente a su cuenta. Detrás de todo esto hay una Pyme de tecnología argentina que hace 25 años aplica técnicas de IA.

BeSmart, con oficinas en Argentina y Chile, desarrolló la solución SmartRisk destinada a ser utilizada por bancos, retailers y fintechs que otorgan préstamos. “A partir de la IA, se pueden encontrar correlaciones mucho más profundas y construir modelos a la medida de cada entidad, que inclusive aprenden y se adaptan continuamente a las condiciones cambiantes del mercado.

El impacto en la precisión es muy grande y es lo que permite aprobar clientes que antes eran descartados, mejorar la asignación de límites de crédito y optimizar las acciones de cobranza”, explica Adolfo Kvitca, director de BeSmart y ex-director la Carrera de Ciencias de la Computación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA.

La IA se utiliza en todo el ciclo de crédito

Desde la evaluación del riesgo y asignación de limites —mediante modelos avanzados de scoring crediticio—, hasta la verificación de identidad mediante el reconocimiento facial e inclusive en la cobranza, donde los últimos avances en procesamiento de lenguaje natural permiten interactuar con un asistente virtual para acordar una fecha de pago o repactar una financiación.

Las empresas que adoptaron esta tecnología en la Argentina han experimentado una disminución de hasta un 20% en la morosidad y una mejora sustancial en la asignación de los límites de crédito. La solución corre sobre la plataforma de Microsoft Azure.

“En BeSmart implementamos los nuevos mecanismos de Inteligencia Artificial que transforman y optimizan los tiempos de producción, optimizando los costos y haciendo que las empresas sean más productivas”, explicó Ramiro García Arce Account Manager de Lagash, el partner que ejecutó el proyecto.

“El hecho que esta solución esté disponible en la nube, gracias a Azure, nos permite entrar en nuevos mercados, no solamente expandirnos en forma internacional sino también en clientes más pequeños, en Pymes. La Nube permite democratizar este tipo de soluciones y ponerla al alcance de todos”, concluye Kvitca.

Brandlive: Inteligencia Artificial para responder consultas 7×24

Supongamos que una joven quiere regalarle a su hermana un par de zapatos, pero no dispone del tiempo necesario para ir a un shopping, recorrer locales y hacer filas. Después de un breve trabajo de investigación en Internet encontró el par perfecto.

Un día cualquiera camino al trabajo, mientras tomaba el subte, ingresó desde su celular en la página de la zapatería Viamo. Ni bien se abrió, un asistente virtual le preguntó en qué podía ayudarla, como tenía algunas dudas, aprovechó para preguntarle por la disponibilidad del color que buscaba, el talle y la forma de pago.

El chatbot respondió a todas las preguntas en menos de cinco segundos y también le informó que podía retirar su compra por la tienda más cercana o recibirlos en un domicilio y monitorear el pedido.

Asimismo, cuando el subte llegó a la estación en la que debía bajarse, la operación de compra había terminado con éxito. Gracias a la IA, en pocos minutos mientras iba camino al trabajo había resuelto algo que le hubiese llevado horas.

Este sistema de chatbots provisto por Brandlive, una empresa mediana de 85 empleados fundada hace trece años en Argentina. Ofrecen un servicio integral de comercio electrónico que abarca todo el proceso de compra: desde la gestación hasta la atención posventa.

Entendieron que muchos de los servicios que se ofrecían de forma separada por distintas empresas —como venta, logística, desarrollo, etc.— debían concentrarse en un solo lugar que ofreciera una experiencia de compra íntegra, cuyo eje fueran los intercambios virtuales.

El hecho de ofrecer servicios de comercio electrónico, con los tiempos y los niveles de seguridad que esto exige, llevó a Brandlive a tener que ofrecer a sus clientes tecnología que les permitiera atender las consultas y reclamos del canal online los 365 días del año las 24 horas.

Por eso, junto con su partner Conversalab y utilizando tecnología de Microsoft Azure, desarrollaron asistentes virtuales que simulan conversaciones naturales con las personas. Los chatbots utilizan un sistema que comprende el lenguaje humano y reconoce qué información es relevante para responder a sus preguntas.

Esto es un ejemplo de IA que responde las dudas más comunes de los usuarios al instante y todo el tiempo. Javier Ramos Mejía, coordinador de Atención al cliente en Brandlive, explica: “La Inteligencia Artificial resuelve de manera efectiva el 70% de consultas relativas al talle, disponibilidad en stock de prendas, métodos de pago y modos de entrega. El 30% restante que requieren mayor valor agregado o elaboración son derivadas a un operador que revisa de manera personalizada el caso”.

Producciones R40: IA para la gestión de capital humano

Melisa Mascareño es encargada administrativa de Producciones R40, una de sus funciones era llevar, de forma manual, un control de los horarios de entrada y salida de los empleados.

Ella no podía creer como hoy en día —cuando casi todos tienen un celular con GPS que les permite compartir su ubicación en tiempo real, indicar en redes sociales dónde están y usar mapas para todo— no hubiese alguna aplicación que permita a los trabajadores fichar con el celular de manera remota.

Producciones R40 es una Pyme donde trabajan entre 10 y 15 personas que se dedica al armado de stands en eventos de todo tipo. Los empleados se trasladan diariamente a diferentes puntos de la ciudad y de la provincia, incluso al interior del país.

Muchas veces trabajan sábados y domingos en diferentes horarios y asisten a la oficina solo una o dos veces por semana. Para la empresa es importante conocer el horario de entrada, salida y almuerzo de los trabajadores.

El control de asistencia, hasta no hace mucho se manejaba de forma manual, cuando los empleados iban a la oficina, anotaban en un papel los horarios de todos los días de la semana que habían trabajado fuera. La encargada administrativa todos los días tardaba media hora en pasar los datos a una planilla de Excel que luego compartía con el estudio contable.

Este método, no solo era poco confiable sino que era algo obsoleto que le llevaba mucho tiempo. Fue así como empezó a investigar y dio con Cardinal Systems y la solución de geolocalización de GeoVictoria.

La aplicación funciona de forma muy simple: se instala en el celular de cada trabajador, el requisito es que tengan el sistema de GPS activado. Cuando se usa por primera vez, la persona se saca una foto o firma para que quede un registro de su identidad. Después de eso, la app tiene dos botones: entrada y salida.

Cuando los trabajadores llegan al lugar de destino a través de la app indican que llegaron, pueden hacerlo firmando con el dedo o sacarse una selfie. En el sistema queda registrado lugar, hora y nombre. Hacen esto en el horario de entrada, de salida y de almuerzo. De la firma o de la foto se reconocen ciertos patrones y se comparan con la que está registrada para identificar que la persona es quien dice ser.

“Todos los datos se procesan en la nube de Microsoft Azure (identidad de la persona, ubicación, la forma en que se movió durante la jornada laboral, etc.) Esto, se contrasta con la planificación o turno de trabajo de cada persona.

Se puede definir una ruta o tareas que el trabajador tiene que hacer. Se generan reportes que la empresa puede revisar para hacer una mejor gestión del trabajo. La IA funciona a partir en la automatización que se da del proceso de gestión, es decir, se le da al cliente la información en tiempo real que permite, por ejemplo, indicar si un trabajador no llegó a tiempo.

De esta manera se pueden tomar decisiones en tiempo real, como mandar un reemplazo, anticiparte al reclamo del cliente, etc. Todo tiene que ver con dar un mejor servicio. La Inteligencia Artificial en este caso también se podría usar para predecir comportamientos por parte de los empleados” explica Alonso Astroza, gerente de Marketing e Innovación de GeoVictoria.

“Todo se hace de esta forma es super simple, tanto para los trabajadores como para mí. No tengo que estar llamando a uno por uno para ver dónde están, tengo toda la información cargada, está justificada por el GPS.

Parte del uso que le damos a la Inteligencia Artificial es reducir el uso de papel. Antes, ellos me tenían que fichar en las planillas, si me preguntaban algo, tenía que buscar en el archivo, eso llevaba mucho tiempo. No se entendía, se podía extraviar. Acá lo tengo cargado en el sistema de forma simple y eficiente”, finaliza Mascareño.