Mesa Nacional Vitivinícola para el desarrollo del sector

Mesa Nacional Vitivinícola para el desarrollo del sector

Entidades de provincias productoras de vino conformaron hoy la Mesa Nacional Vitivinícola.

Con el objetivo de “trabajar en conjunto para que el sector en su totalidad contribuya al desarrollo económico y social sostenible del país”.

“Generaremos un ámbito en donde podremos profundizar los diferentes problemas que esta cadena tiene y se intensifican año tras año”.

“Sólo con la genuina representación de todos los eslabones de la cadena”, afirmaron en un comunicado.

La mesa la integran las asociaciones de Productores del Oasis Este Mendocino (Aproem), de Viñateros Independientes de San Juan, y Vitivinícola del Valle Calchaquí.

También las cámaras de Bodegueros y de Productores Agrícolas de San Juan, y el Centro de Viñateros y Bodegueros del Este.

Además, la Federación de Viñateros de San Juan y Bodegas de Argentina.

Según estas entidades, “es así como podremos seguir generando empleo y arraigo territorial, ayudando al desarrollo de nuestro país”.

La importancia del “desarrollo colectivo”

“A pesar de ser la quinta nación vitivinícola hemos perdido en los últimos 20 años una tercera parte de nuestro mercado interno”.

“Asimismo, durante la última década nuestras exportaciones de vino, mosto, uva en fresco y pasa se han estancado”, lamentaron.

Mientras tanto, añadieron, “nuestros principales competidores han logrado capturar nuevos mercados internacionales”.

“Aprovechando especialmente la duplicación que ha tenido la exportación de vino a nivel mundial desde comienzos de siglo”.

Las entidades que conforman la Mesa Nacional Vitivinícola reafirmaron la importancia del “desarrollo colectivo” del sector.

Y plantearon la “urgente necesidad de sentarnos a trabajar en un espacio de intercambio y construcción plural”.

“Para redefinir paradigmas, respetando la identidad e independencia de cada cámara participante, y sobre todo con ‘verdadero espíritu democrático'”.

“Entendemos que en este acto fundacional”.

“Debe quedar claro que los espacios de participación están abiertos a todos los que entiendan, desde la finca hasta la góndola, que este es el verdadero camino para una reconstrucción de la vitivinicultura”.