Mercados desorientados

Mercados desorientados

Fue otro día complicado. Todo empezó en una dirección y terminó en otra. El giro tuvo que ver a nivel local con la suspensión del BCRA al acceso a los pases ajustables por inflación. Y a nivel internacional con la advertencia de JP Morgan: espera más inflación y más suba de tasas.

Cuando faltan apenas cinco ruedas y diez días para que llegue finalmente el cambio de ciclo, con el adiós a Alberto Fernández y la llegada del flamante Presidente electo Javier Milei, el mercado financiero argentino vivió ayer un día con mucha inestabilidad, con decenas de decisiones que se ponen de cabeza, precios muy turbulentos, inversores muy desorientados, depósitos en los bancos a la baja, tanto en pesos como en dólares, y con un notorio ida y vuelta en las cotizaciones: todo comenzó de una manera y terminó con una tendencia completamente distinta. “¿Veo bien o son mis pulsaciones?”, le decía un operador a otro, mientras miraba como los números cambiaban de color en su pantalla.

En las primeras horas los dólares libres iban todos a la baja, y a partir de determinado momento comenzaron a subir de nuevo. Los bonos mostraban algunas bajas sensibles y terminaron con valores muy firmes. E inclusive la Bolsa de Buenos Aires arrancó con una baja consistente y el cierre la encontró hacia arriba, con un buen repunte, y con los ADR argentinos mixtos en la Bolsa de Nueva York.

Cambios aquí y allá

Surgieron decisiones y estimaciones, tanto a nivel local, como en el exterior, que determinaron que los números pasaran de rojo a verde, o viceversa, según de qué tipo de colocación se tratara. El pivote que inició la vuelta de campana a nivel local tuvo que ver, sin dudas, con el freno del Banco Central a la posibilidad de que los bancos puedan seguir tomando el seguro de cambio gratuito, bajándose de las Leliq y colocándose en las flamantes Lediv, que les permitieron a los amigos avisados tomar posición en pases a un día, a la espera de la devaluación que supuestamente Milei y Caputo van a realizar a partir del 10 de diciembre.

¿Qué sucedió para que todo se pusiera tan de cabeza?

Y a nivel internacional, lo que hizo girar las aspas de los molinos al revés tuvo que ver con una fuerte declaración del CEO de JP Morgan, Jamie Dimon, que advirtió que toda la tendencia que viene esperando el mercado norteamericano para los próximos meses puede encontrarse con una gran sorpresa. Hasta el momento, todos esperan que la Fed empiece a bajar su tasa base en el arranque de 2024 y que haya aterrizaje suave en la economía. Pero Dimon estimó todo lo contrario: “la inflación estadounidense puede subir y las tasas de la Fed pueden elevarse aún más, porque tanto el Gobierno norteamericano como los de otros países necesitarán dinero para adaptarse a la economía verde y por cuestiones de remilitarización”.

El exterior el dólar subió contra todo

La estimación de Dimon, muy respetado entre los principales analistas de Wall Street, levantó la temperatura y provocó un mínimo repunte para las tasas largas de EE.UU., que hasta ahora venían bajando de manera vertical: tanto que al cierre de ayer se pagó 5,1% anual a 1 año de plazo, 4,3% a 5 años, 4,3% a 10 años y 4,5% a 30 años. Y, con ese premio, en el exterior el dólar subió contra todo: avanzó 0,8% contra el euro, 0,6% contra el yen, la libra y el mexicano, 0,5% en Brasil, 0,4% en Chile y 0,1% en China. A nivel local, luego de que Milei advirtiera que con esa especulación de Leliq a Lediv va a quedar mucha gente presa porque es una estafa, desde el BCRA decidieron dar marcha atrás de manera inmediata.

Con una decisión por demás tardía, el BCRA eliminó la posibilidad de suscribir más letras atadas al dólar. Pero lo concreto es que el volumen en pases a un día ya supera al stock total de Leliqs. Ayer mismo había un gran vencimiento de Leliq y el BCRA apenar renovó el 2,8% de lo que terminaba y al cierre del día terminó colocando apenas $ 56.788 M en leliqs cortas.

El dólar en Argentina

La barrera para que los bancos y los exportadores puedan refugiarse en los pases ajustables provocó un nuevo e inmediato corrimiento hacia la compra de dólares, importante, tanto que para frenar la estampida el BCRA tuvo que vender ayer en el mercado US$ 92 millones y al final del día terminó perdiendo US$ 94 millones. La medida permitió mantener frenado al dólar blue, pero los dólares financieros pegaron un brinco. Al cierre, el dólar blue bajó $20 hasta $905, el Senebi bajó $18,60 hasta $913,10, el MEP saltó $25,52 hasta $866,78 y el contado con liquidación subió $13,33 hasta $843,69. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 139% y la del CCL con el mayorista fue del 134%.

Otra suba de bonos

Pero si hubo marchas y contramarchas en el mercado cambiario, lo vivido con los bonos fue directamente un desquicio. Con movimientos impulsivos, hubo títulos que anotaron en algunos títulos subas que fueron del 20% al 45%, mientras que otros papeles estatales registraron caídas de hasta el 9%. Y en definitiva, con más negocios y mucha locura, los bonos terminaron subiendo en promedio algo más del 3,5%, por lo que el riesgo país bajo 38 unidades hasta 1.982 puntos básicos.

En cuando a la tendencia con papeles privados, las expresiones de Dimon afectaron las decisiones de los inversores, tanto que hubo cierre mixto en la bolsa de Nueva York, con salto del 1,5% para el Dow, alza del 0,4% para el S&P pero baja del 0,2% para el Nasdaq. Al tiempo que hubo suba del 0,9% en la Bolsa de San Pablo y salto del 2,5% en la de México. Y en el mercado bursátil local, luego de la baja inicial, al cierre del día con 12.915 millones de pesos operados en acciones y 12.415 millones en cedears, la bolsa de Buenos Aires subió 2,9% (5,3% en dólares). En tanto que los ADR argentinos en Nueva York finalizaron con subas del 1% al 3% para Loma Negra y Cresud; y con bajas del 1% al 3% para YPF, IRSA, Supervielle, Bioceres, TGS y Banco Macro.

Baja del petróleo

En cuanto a materias primas, lo determinante del día fue el encuentro de la Opep+, que finalmente acordó recortar voluntariamente su producción de petróleo en alrededor de 2,2 millones de barriles por día (bpd) durante el comienzo del próximo año, una baja encabezada por Arabia Saudita, que extenderá su actual reducción voluntaria, y al mismo tiempo invitaron a Brasil a unirse a esa organización.

Con eso, ayer hubo una caída del 2,5% para el petróleo, en tanto que los metales preciosos y básicos actuaron mixtos, con también muchas subas y bajas para los granos tanto en Chicago como en Rosario. Y en criptomonedas tanto el Bitcoin como el resto de los valores tuvieron un ligero freno con bajas mínimas.

Terminó así un mes de locura, con la elección de Javier Milei en el medio. Eso fue determinante para el resultado mensual de las inversiones. Finalmente, lo mejor de todo estuvo en las acciones, con subas de más del 60% mensual en pesos en papeles como Agrometal, Supervielle, Hipotecario, Metrogas, Telecom, Molinos, Autopista del Sol, Camuzzi, Cablevisión e YPF. Y muchísimo más atrás, con rendimiento reales negativos, por debajo de una inflación que estaría en la zona del 12%, estuvieron la soja, el dólar. A nivel global tampoco fue un mes positivo ni para los metales ni para el petróleo. Y hay que estar muy atentos porque en diez días empieza otra historia.

Fuente: El Economista