Mercado volátil

La divisa que se negocia en el mercado informal saltó a $ 127. La Bolsa cayó 6% y el riesgo país saltó otro 2,3%.

La calma que definió las últimas sesiones en el mercado cambiario llegó ayer a su fin y la renovada presión compradora apuntaló la cotización del dólar ilegal o popularmente conocido como blue, que ganó 3 pesos y cerró a 127 pesos para la venta. Los que venden dólares por esta vía, obtienen como mucho $ 120.
Las idas y vueltas en la negociación de la deuda, la impresión de que la pulseada corre riesgo de derivar en una ruptura y un default asusta a los inversores. Es lógico que ese humor volátil se traslade a las variables financieras, donde el dólar blue vuelve a convertirse en termómetro del denominado “humor de los mercados”.

La misma tendencia alcista que se vio en el dólar informal impulsó los precios de los dólares paralelos, que se consiguen mediante operaciones de compra y posterior venta de bonos y de acciones en el mercado local.

El dólar del Mercado Electrónico de Pagos (MEP) y el Contado con Liquidación (CCL) saltaron 2 por ciento y finalizaron la jornada a $ 107,10 y a $ 109,81, respectivamente. Ambos suben, de todos modos, 47 % en lo que va del año, aunque aún no borraron el rojo que acumularon en junio.

El dólar mayorista marcó un alza de 7 centavos respecto del día anterior, para cerrar en $ 69,74, con un volumen total operado de US$ 105 millones spot en MAE.

La demanda cambiaria reapareció en una jornada compleja para los activos argentinos, donde la Bolsa de Comercio de Buenos Aires culminó con un desplome 6,3 por ciento y el índice Riesgo País que mide la capacidad de pago de la Argentina saltó 2,3%, a 2612 puntos básicos.

Es que los inversores tomaron nota de las diferencias entre la postura de la Argentina y la de los bonistas con respecto a la reestructuración de deuda, que se plasmó el miércoles en un duro comunicado por parte de Martín Guzmán y la posibilidad de iniciar juicios por parte de los acreedores.

El riesgo país arrancó con una suba de más de 5%, aunque luego recortó ese recorrido, mientras que los bonos argentinos que cotizan en Wall Street registraron caídas de hasta 6,7 por ciento.

“Los bonos en dólares operaron mayormente ofrecidos dejando al cierre caídas de entre 0,75 y 1,25 dólares en promedio para toda la curva, luego de que se tensaran las relaciones entre las partes, toda vez que un grupo de acreedores diera a conocer que se encuentra considerando todas las acciones legales a su alcance

El miércoles vencieron los acuerdos de confidencialidad que el ministro de Economía había firmado con los acreedores, que están reunidos en tres grupos.

La Argentina puso sobre la mesa la oferta de 50 dólares más el cupón atado a las exportaciones, que fue rechazada por algunos fondos, como BlackRock. De esta manera, las negociaciones se extenderían más allá de este viernes y sería la quinta postergación formal de las conversaciones.

Las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street también arrancaron en baja y consolidaron esa tendencia con el correr de las horas. Algunos títulos, como el del Banco Supervielle, terminaron perdiendo 13,8 %. Otros papeles muy castigados fueron los de Edenor, con una baja de 11,1 % y los de Corporación

América, que se hundieron 10 %.

El Merval, en tanto, abrió con una profunda caída de 5,7% y luego recortó pérdidas. Sin embargo, cerca del cierre volvió a intensificar los retrocesos y finalizó con una contracción de 6,3 por ciento, ubicándose en 37.923 puntos.

En la plaza local, las acciones que peor la pasaron fueron Edenor, con un rojo del 12,1 %, Supervielle, con 9,6 % y Cablevisión, con 9,1 %.
En cuanto al plano internacional que sirvió de telón de fondo, desde SBS destacan que “los miedos asociados a un rebrote del coronavirus, alimentados por el creciente número de infectados en los Estados Unidos, sumado a los datos de empleo que estuvieron por debajo de las expectativas del mercado (se conocieron las solicitudes de seguros de desempleo que ascendieron a 1,5 millones la semana pasada) pusieron presión a las principales bolsas americanas que cerraron prácticamente sin variaciones”.

Fuente: Clarín