Más que sol y playa

En el norte de España esta ciudad combina dos atracciones separadas a unas pocas horas de distancia: mar y playa. Una región que busca expandir su turismo.

Al norte, bien al norte de España, una pequeña comunidad (Cantabria), que sólo tiene una gran ciudad, Santander, y varios poblados, combina la magia del bravo Mar Cantábrico con los misterios nevados de los Picos de Europa, separados a un poco más de una hora de distancia; un conjuro a los espíritus del ocio y el buen vivir que impregna de sensaciones y experiencias al turista que busca combinar naturaleza y modernidad.

No es casual que durante 27 años, de 1913 a 1930, la familia real española haya elegido la ciudad de Santander como su lugar de vacaciones, todos los veranos, en el Palacio de la Magdalena, un lugar emblemático que hoy también se utiliza como sede de congresos y convenciones, otro de los segmentos turísticos en que la urbe cantábrica quiere posicionarse.

Uno de los objetivos de Santander apunta al turismo cultural que falta desarrollar. Lo que sí tienen claro los santanderinos es que no quieren “la masificación turística”, algo que sucede en otras partes de la península “pero que aquí es un problema que no tenemos”, subrayó Gema Igual.

Fuente: Ambito.com