Marina Dal Poggetto: “Reperfilar tiene costos, pero monetizar también”

La contundente señal fiscal de fin de año y la definición de no desdoblar formalmente el mercado de cambios sino a través de impuestos, quedaron aisladas.

La demora en la negociación de la deuda con legislación extranjera cuyos vencimientos eran sólo el 15% de los u$s33 mil millones que vencen en el mercado en 2020, mientras se sigue pagando la legislación local en pesos y dólares (sólo se reperfilaron las Letes para agosto) empieza a presionar sobre la brecha cambiaria, que pasó del 20% a fines de diciembre a casi el 40% actual poniendo palos en la rueda al intento de estabilización.

La decisión de construir la curva de pesos sin una solución a la deuda de dólares empieza a chocar con la concentración de vencimientos de estos instrumentos. Entre febrero y junio vencen $850 mil millones, de los cuales sólo $113 mil millones corresponden al Bono Dual el próximo jueves 13.

Es que una vez que las señales del BCRA y de Hacienda impulsaron una duplicación de los precios de estos instrumentos que pasaron de paridades de 30% a fines de diciembre a 70%/80% en muchos casos con posiciones apalancadas, la posibilidad de re reperfilarlos compulsivamente para descomprimir el corto plazo, como se hizo con las Letes en dólares, ya no está sin volver a generar un cimbronazo en la economía.

Pero si la estrategia del Gobierno era ir a una negociación dura -para apuntalar la sustentabilidad- que iba a llevar tiempo, no haber despejado estos vencimientos es un grave error cuyos costos se empiezan a ver reflejados en el intento fallido (sólo aceptó el 10% de los tenedores) de ofrecer un canje “voluntario” días atrás, con quitas de entre 20% y 40% dependiendo del instrumento.

Parados a hoy, reperfilar tiene costos, pero monetizar también, y sin tiempos para un nuevo canje, el intento de ofrecer un nuevo bono con la amenaza de no pago si la aceptación no aumenta, dificulta que esto ocurra.

El énfasis en la sustentabilidad choca cada vez más con la necesidad de estabilizar la macroeconomía en el corto. La dinámica de los pesos, el blooper de la Provincia de Buenos Aires dañando la capacidad de negociación y el uso del Banco Central para afrontar los vencimientos en la transición (hasta ahora se pagaron u$s2.500 millones y $180.000 millones desde el 10 de diciembre), obligan a una solución en los tiempos incluidos en el ajustado cronograma anunciado hace un par de semanas.

En resumen, para esto se requiere pragmatismo, capacidad de gestión y de negociación. Hasta ahora no estuvieron.-