Macri y Fernández abren el diálogo para calmar al mercado

Uno no lo quería llamar, el otro no quería responder, pero las circunstancias los empujaron a mantener una conversación que, aunque la describieron públicamente como “cordial y buena” fue en realidad tensa. Tres días después del aplastante triunfo del kirchnerismo en las PASO y en medio de la inestabilidad cambiaria, el presidente Mauricio Macri y el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, hablaron ayer por teléfono e intentaron llevar un mensaje de calma.

Los dos principales protagonistas de la elección del 27 de octubre maquillaron las desconfianzas mutuas que mantienen desde hace más de una década y arreglaron mantener un canal de diálogo abierto -aunque sin encuentros personales- para enviar una señal de tranquilidad a la sociedad y de serenidad a los mercados.

Macri tuiteó después del diálogo para comentar que su rival “se comprometió a colaborar en todo lo posible para que este proceso electoral y la incertidumbre política que genera afecten lo menos posible a la economía de los argentinos”.

Después le dedicó un mensaje conciliador al señalar que Fernández “se mostró con la vocación de intentar llevar tranquilidad a los mercados respecto de los riesgos de una eventual alternancia en el poder y quedamos en mantener una línea abierta directa entre los dos”.

Por su parte, Fernández brindó una conferencia de prensa en su oficina de la calle México para dar su versión de la conversación. “Hemos podido romper una barrera que parecía imposible: la del diálogo. Le dije, como me llamaste hoy [por ayer], llamame todas las veces que haga falta”, señaló.

Según relató, durante la conversación, que duró unos 15 minutos, el Presidente le “planteó preocupaciones por el estado de las cosas y él le dio su opinión sobre lo que estaba pasando y le manifestó su voluntad de ayudarlo”. Además, acordó con Macri que “este presente no debe seguir lastimando a los argentinos” y adelantó que Cambiemos “tiene que llegar al 10 de diciembre”.

La charla se dio tras el anuncio de una batería de medidas para paliar los efectos de la crisis económica que realizó el Presidente por la mañana desde la quinta presidencial de Olivos.

Después de algunos desencuentros, que incluyeron llamadas no atendidas y mensajes de WhastApp sin respuestas inmediatas, finalmente, el Presidente y su principal rival lograron la comunicación. “Recién tuvimos una buena y larga conversación telefónica con Alberto Fernández. Él se comprometió a colaborar en todo lo posible para que este proceso electoral, y la incertidumbre política que genera, afecte lo menos posible a la economía de los argentinos”, dijo el jefe del Estado vía redes sociales.

La reunión de gabinete de ayer incluyó a referentes del radicalismo; el clima de tensión fue perceptible La reunión de gabinete de ayer incluyó a referentes del radicalismo; el clima de tensión fue perceptible Crédito: Presidencia

Macri, quien se encargó de hacer pública la conversación, también contó que el exjefe de Gabinete “se mostró con la vocación de intentar llevar tranquilidad a los mercados respecto de los riesgos de una eventual alternancia en el poder y quedamos en mantener una línea abierta directa entre los dos”.

LA NACIÓN