“Vamos a contarles el buen futuro que tenemos los argentinos”

“Vamos a contarles a todos los americanos el buen futuro que tenemos los argentinos. Tenemos las mejores expectativas”, dijo Mauricio Macri este domingo al llegar a Nueva York, donde tomará parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Sin embargo el viaje representa mucho más, con la mira puesta en restaurar la confianza en la evolución de la economía argentina, el presidente recibirá a la prensa y se reunirá en Wall Street con grandes inversores. “Tenemos las mejores expectativas. Vamos a contarles a todos los americanos y a todos los extranjeros que nos encontraremos el buen futuro que tenemos los argentinos”, aseguró el presidente.

Macri aterrizó cerca de las 7.30 en el aeropuerto de Taterboro, en New Jersey, una pista pequeña a 19 kilómetros de Manhattan donde suelen llegar los aviones ejecutivos como el que arribó el presidente. Lo acompañaban Awada, el canciller Jorge Faurie, el secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo y el portavoz Iván Pavlovsky. Más tarde se sumó el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, que viajó en vuelo comercial.

La delegación oficial fue recibida en el aeropuerto por el embajador argentino en Estados Unidos, Fernando Oris de Roa, y el jefe de la misión de la ONU Martín García Moritán. Rápidamente se desplazaron al hotel Laghman, en la 5ta Avenida de Manhattan, donde se alojó la comitiva. La pareja presidencial entró tomada de la mano al hotel: él viajaba con su clásico traje azul y camisa celeste; ella con pantalones y saco negro.

La agenda en Nueva York

El lunes será un día dedicado a intentar convencer a Wall Street, de que su plan de reformas va por el buen camino. Allí se reunirá con representantes de grandes entidades financieras como Itaú, Blackrock, OPIC, Pimco, HSBC, Starwood, Blackstone y GIC.

Macri se verá con el presidente Donald Trump, en un tradicional cóctel que el estadounidense brindará a todos los Jefes de estado y Gobierno que llegan a Nueva York para la Asamblea. De allí se desplazará hasta el coqueto salón Cipriani, en Wall Street, donde recibirá el premio Ciudadano Mundial 2018, que otorga el Atlantic Council, un galardón que ya han recibido por ejemplo el canadiense Justin Troudeau y los estadounidenses George Bush y Bill Clinton.

El martes concentrará su agenda en las Naciones Unidas. Por la mañana participará de una reunión con los presidentes del Mercosur en los que se tratarán temas económicos y también la crisis con Venezuela. Luego tendrá un almuerzo con el secretario general de la ONU Antonio Guterres y cerca de las 16 Macri dará su discurso ante la Asamblea general.

Si bien no se ha anunciado una reunión formal, al FMI no le sorprendería que Macri y la directora ejecutiva del Fondo, Christine Lagarde, aprovecharan la coincidencia en Nueva York para sellar el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, “que está prácticamente cerrado”, según trascendió durante el fin de semana. El nuevo programa incluiría un anticipo de desembolsos, una suma adicional a los 50.000 millones de dólares originales y una franja de flotación del dólar, que podría establecerse entre los 38 y 42 pesos. El Gobierno se compromete a un déficit fiscal 0 el próximo año. Una foto con Lagarde sería bienvenida para dar confianza a los inversores de que el acuerdo finalmente saldrá. Pero la mejor noticia para el presidente sería que los detalles técnicos del nuevo programa se cerraran en las próximas horas días para poder anunciarlo en Manhattan.