“Los titulares de Bitcoin están locos”: no se mueve el suministro desde 2018

Más del 60% del total de Bitcoin (BTC) en circulación no ha salido de sus monederos en más de un año, destacando la demanda entre los inversores. 

Esa fue la conclusión del analista Rhythm, que subió las estadísticas sobre la actividad de la red Bitcoin el 2 de diciembre. 

Los inversores de BTC evitan el riesgo y las ganancias a corto plazo

De los aproximadamente 18.08 millones de Bitcoins que se han minado, 11.58 millones -o el 64% de la oferta- han permanecido en el mismo monedero desde 2018. 

Ejecutivo de Morgan Creek Digital: La reducción a la mitad no será un “evento” para el precio de BTC

La cifra es sorprendente, ya que durante ese tiempo, el BTC/USD pasó de USD 3,100 en diciembre del año pasado a USD 13,800 en 2019 solo seis meses más tarde.

Posteriormente, los mercados se revirtieron a la baja, reduciendo el 52% de los máximos para alcanzar los mínimos locales de USD 6,500 el 25 de noviembre. 

“Los titulares de último recurso están locos”, resumió Rhythm. 

Según los datos, la cantidad de BTC latente como porcentaje de la oferta total ha aumentado considerablemente en los últimos años. La tendencia se ha mantenido intacta tanto en los mercados alcistas como en los bajistas, lo que indica que los inversores desean ahorrar en lugar de gastar sin tener en cuenta la rentabilidad. 

Este rasgo se ajusta a las características de Bitcoin como dinero duro: una moneda con un calendario fijo de suministro y emisiones que ninguna autoridad central puede manipular. 

Como señaló recientemente Cointelegraph, los partidarios de la criptomoneda han establecido desde hace mucho tiempo la distinción entre sus características y las del “dinero fácil”, como las monedas fiduciarias. 

Una moneda, a la que le pueden manipular su oferta, se ajusta a un sistema económico que incentiva el gasto y el endeudamiento y desalienta el ahorro. Como resumió Saifedean Ammous en su libro popular “The Bitcoin Standard”, los consumidores sienten la necesidad de gastar el dinero antes, ya que pierde su valor a largo plazo debido a la interferencia del gobierno y del banco central.

Los bitcoiners, por el contrario, siguen mostrando la llamada “preferencia de bajo tiempo” desde el punto de vista económico, ahorrando para el futuro, entendiendo que es más rentable hacerlo que comprar tanto como sea posible lo antes posible.

Bolsamanía