Un proyecto de ley busca que las criptos sean monedas reguladas

Un grupo de legisladores de los Estados Unidos intentan clasificar las stablecoin como valores. Fundamentan que las stablecoins deben ser clasificadas como monedas o instrumentos financieros, para proteger a los consumidores estadounidenses.

Si se aprueba, los proyectos de stablecoin como Libra caerán potencialmente bajo el ámbito de las estrictas regulaciones de valores de los Estados Unidos.

Los críticos de la medida señalan que tales medidas sólo sirven para debilitar aún más la posición del país en el panorama digital emergente. Algunos comentaristas han acusado durante mucho tiempo a los reguladores de enfriar la innovación en el espacio de la tecnología Blockchain y las criptomonedas de Estados Unidos.

Libra sostiene que el proyecto de stablecoin propuesto es una commodity. La asociación también está avanzando en el desarrollo del sistema de pago, publicando recientemente actualizaciones sobre el estado de su red de prueba y detallando el número de transacciones realizadas hasta la fecha.

Dos representantes de Texas – Lance Gooden y Sylvia Garcia – han propuesto un proyecto de ley que clasificará a las stablecoins como valores. Nombrado como el “Managed Stablecoins are Securities Act of 2019”, el proyecto de ley, que es patrocinado por representantes de ambos lados del pasillo, podría imponer una carga regulatoria aún mayor a proyectos de stablecoin como Libra. En una declaración citada por The Hill, el representante García comentó:

“Las stablecoins administradas, como la propuesta de Libra, son claramente valores bajo la ley existente. Esta legislación simplemente aclara el estatuto para eliminar cualquier ambigüedad”.

Un copatrocinador del proyecto de ley, el representante Gooden, también se hizo eco del sentimiento de que el Congreso debería tomar la iniciativa en la conformación del panorama legal para las criptomonedas y el espacio digital en general. Según Gooden, “es responsabilidad del Congreso aclarar el marco regulatorio que se aplicará a las stablecoin, especialmente ahora que las instituciones principales las están ofreciendo a los consumidores”.

Parece que las preocupaciones por la protección del consumidor están en el centro de los esfuerzos de los legisladores por poner las stablecoins bajo el paradigma de los tokens de seguridad o valor. Sin embargo, esta medida aumenta la carga regulatoria de las stablecoin, ya que las leyes de valores de EE.UU. contienen una letanía de requisitos de presentación de informes y de cumplimiento.

Cointelegraph se puso en contacto con la Asociación Libra para recabar comentarios sobre el proyecto de ley propuesto. En su respuesta por correo electrónico, Dante Disparte, jefe de políticas y comunicaciones de la asociación, comentó:

“Sostenemos que la innovación responsable de los servicios financieros y la supervisión regulatoria no están en pugna. El sistema de pago Libra está diseñado desde el principio para servir como una infraestructura de pago que puede empoderar a miles de millones de personas que quedan en los márgenes de las redes actuales. La Moneda de Libra es simplemente un sustituto de un sistema de pago instantáneo que es de baja fricción y alta confianza”.

Con Libra aún por lanzar, aún no está claro qué tipo de token utilizará el proyecto. En octubre de 2019, la asociación insinuó que podría abandonar su plan original de crear una moneda única respaldada por una cesta de monedas nacionales en favor de una stablecoin respaldada por dinero Fiat.

El proyecto de ley ante el Congreso representa otro desarrollo en la tendencia emergente de las autoridades gubernamentales en los países occidentales que buscan colocar estrictos obstáculos regulatorios a lo largo del camino de los proyectos que trabajan con stablecoins. Varias agencias reguladoras en los EE.UU., así como organizaciones internacionales como el G-20, han expresado su preocupación por las monedas de establo.

Otro obstáculo reglamentario potencial para Libra

En un correo electrónico enviado a Cointelegraph, el experto en criptomonedas y tecnología Blockchain Max Ambrose destacó la carga que el proyecto de ley propuesto podría suponer para Libra:

“Requerirá que Libra siga los requisitos regulatorios sustanciales impuestos por la SEC que esperan evitar por completo. Estos requisitos regulatorios aumentan los costos legales y atarán las manos de Libra a numerosos asuntos relacionados con la inversión, lo que les obligará a operar dentro de los límites específicos que la SEC y los legisladores pueden establecer”.

La carga adicional de cumplimiento para Libra sería tal que, como señaló Ambrose, “el proyecto de ley podría impedir por completo que Libra opere en los EE.UU.”, pero la probabilidad de que esto ocurra dependerá de si la asociación opta por seguir las regulaciones locales. Añadió:

“El argumento de Libra de que no es un valor es una prueba más de las dificultades a las que se enfrentarán si están sujetos a las leyes y regulaciones de valores de EE.UU.”.

Joe DiPasquale, director ejecutivo de BitBull Capital, una firma de fondos de cobertura de criptomonedas y tecnología Blockchain, se hizo eco de sentimientos similares al declarar que las stablecoin clasificadas como valores en los EE.UU. podrían perjudicar las operaciones de Libra en el país. Al escribir a Cointelegraph, DiPasquale declaró que clasificar a Libra como un valor limitaría la flexibilidad de la operación del proyecto en los Estados Unidos.

La designación de un token de seguridad podría no ser la única preocupación para Libra en los Estados Unidos: A principios de noviembre, Kenneth Blanco, director de la Financial Crimes Enforcement Network (FinCen, en español Red para el Cumplimiento de Crímenes Financieros de EE.UU.), declaró que las empresas que realizan transacciones con stablecoins deben registrarse como empresas de servicios monetarios.

Desde la publicación del White Paper del proyecto, Libra se ha enfrentado a las críticas de varias partes interesadas dentro y fuera de los EE.UU. Aunque gran parte de la objeción inicial al proyecto parecía provenir de la participación de Facebook en la Asociación Libra, los acontecimientos recientes parecen indicar que los gobiernos desean adoptar una postura firme contra el proyecto en su conjunto.

Con el proyecto de ley ya ante el Congreso, parte de la conversación en desarrollo está dando vueltas alrededor de si las stablecoins son valores. En los Estados Unidos, la Prueba de Howey es el estándar para clasificar los instrumentos de inversión como valores.

Hasta ahora, la SEC de los Estados Unidos ha decidido utilizar la Prueba Howey en lugar de crear otro estándar específico para las criptomonedas. Según Ambrose, el Congreso se reserva el derecho de crear un marco legal para determinar si los tokens de criptomonedas deben ser vistos como valores. Como parte de su correo electrónico a Cointelegraph, Ambrose dijo:

“La base legal para clasificar una criptomoneda como un valor depende de los legisladores (por ejemplo, el Congreso) y de las agencias reguladoras (por ejemplo, la Comisión de Intercambio de Valores, también conocida como SEC), por lo que, si este proyecto de ley es aprobado, el Congreso está creando efectivamente la base legal para la clasificación. Se vuelve irrelevante si Libra es o no una garantía bajo la ley actual, porque sería clasificada como una garantía bajo la nueva ley”.

En resumen, la Prueba de Howey clasifica un instrumento de inversión como un valor si:

Implica inversión monetaria.

La inversión es en una empresa común.

Hay una expectativa de ganancia de la inversión.

Hay una expectativa de ganancia debido a los esfuerzos del promotor o de terceros.

Los patrocinadores del proyecto de ley argumentan que las stablecoins administradas constituyen contratos de inversión y, por lo tanto, son valores bajo el paradigma de la Ley de Valores de 1933. A principios de noviembre de 2019, la Organización Internacional de la Comisión de Valores declaró que algunas stablecoins podrían ser valores.

Según la OICV, algunas implementaciones de las stablecoins poseen ciertas características típicas de los valores. Por lo tanto, el regulador internacional de valores sostiene que los reguladores estarían en lo correcto al clasificar algunas stablecoins como valores.

Sin embargo, la Asociación Libra sostiene que, si bien los reguladores y legisladores tienen que considerar las leyes de protección del consumidor, las medidas que adopten no deben inhibir el crecimiento del espacio de los activos digitales. Disparte comentó a Cointelegraph:

“Reconocemos que las stablecoin son una tecnología emergente, y que las autoridades deben considerar cuidadosamente cómo encaja esto en las políticas de sus sistemas financieros. Sin embargo, creemos que es importante regular las actividades y no las tecnologías, permitiendo que la innovación responsable florezca”.

Algunas partes interesadas en las criptomonedas y la tecnología Blockhain en Estados Unidos han lamentado el estado actual de las regulaciones que rigen el espacio de los activos digitales en el país. A principios de 2019, Jeremy Allaire, el CEO de Circle, una empresa respaldada Goldman para llevar pagos con criptomonedas, declaró que las poco claras regulaciones para el mercado de las criptomonedas de los Estados Unidos estaban forzando a las compañías a trasladar sus proyectos a otros países.

De hecho, durante su reciente comparecencia ante el Congreso, el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, pronunció una nota de precaución en contra de las estrictas regulaciones digitales en Estados Unidos. Según el jefe de Facebook, estas medidas están transfiriendo el control de la emergente economía digital a China.

Con información de Bolsamanía y Cointelegraph