UBS espera “escaso progreso” o nueva escalada arancelaria entre China y EE.UU.

China y Estados Unidos. Nadie habla de otra cosa en el mercado esta semana. Las dos naciones más poderosas del mundo iniciarán este jueves en Washington su 13ª ronda de negociaciones comerciales. El objetivo es acercar posturas e intentar sellar un pacto económico que satisfaga a ambos países. El problema es que un acuerdo cada vez parece más lejano y los analistas ya anticipan que, en el mejor de los casos, solo será posible un entendimiento de mínimos.

Otro factor negativo es que la guerra comercial cada vez está afectando más a la economía global, sobre todo a los sectores industriales de las grandes economías exportadoras, como la propia China, Alemania o Corea del Sur. No obstante, EEUU también está sintiendo en sus carnes el frenazo de su sector manufacturero, que se encuentra en territorio contractivo.

Este martes, el Fondo Monetario Internacional (FMI)volvió a dar la voz de alarma. La economía mundial ha entrado en una fase de “desaceleración sincronizada” debido a las tensiones comerciales, cuyo impacto acumulado podría suponer la pérdida de 700.000 millones de dólares en 2020.

El organismo ha advertido de que el crecimiento del comercio mundial “prácticamente se ha paralizado” como consecuencia de las tensiones comerciales, lo que ha provocado el deterioro sustancial de las manufacturas y la inversión, con el riesgo de que servicios y consumo también acaben viéndose afectados, lo que provocaría una recesión global.

Y lo que es más grave. El proteccionismo actual podría provocar cambios que duren toda una generación, incluyendo la ruptura de cadenas de suministro, la compartimentación de sectores comerciales y un “muro de Berlín digital” que fuerce a los países a elegir entre sistemas tecnológicos.

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR DE LAS NEGOCIACIONES?

Desde el banco suizo UBS consideran cinco posibles escenarios. En el primero, se produce una “ruptura de las negociaciones”. Esto aumentaría las probabilidades de más rondas de represalias comerciales, aparte de las medidas ya programadas. EEUU podría anunciar más incrementos de aranceles, mayores restricciones para las empresas tecnológicas chinas o medidas para limitar los flujos de carteras de inversores estadounidenses hacia el gigante asiático.

“Creemos que este escenario es improbable, pues aumentaría la amenaza de una recesión en EEUU antes de las elecciones presidenciales de 2020 y reduciría así las probabilidades de que el presidente Trump obtuviera un segundo mandato. Pero sigue siendo una posibilidad y perjudicaría a los mercados”, afirman.

2. Las negociaciones continúan: EEUU y China no llegan a un acuerdo, pero anuncian que las negociaciones continuarán. Con este resultado, cabría esperar que la totalidad de los aumentos arancelarios pendientes de aplicación entraran en vigor. “Este resultado supondría un revés para el crecimiento económico, aunque los mercados podrían quedar satisfechos si ambos países anunciaran una fecha para la próxima ronda de negociaciones“, señalan desde el banco suizo.

3. Se restablece una tregua: China acuerda aumentar las compras de bienes agrícolas estadounidenses y ofrece un mejor acceso al mercado a ciertas industrias estadounidenses. A cambio, EEUU acepta posponer la implementación de la última ronda de incrementos arancelarios, pendiente de más negociaciones. En este caso, el resultado sería moderadamente positivo para los mercados a corto plazo, al indicar una menor hostilidad.

“Pero creemos que la persistente incertidumbre asociada a la relación comercial seguiría obstaculizando la inversión empresarial y entorpeciendo el crecimiento mundial. Tanto la continuidad de las negociaciones como el restablecimiento de una tregua se englobarían en el escenario base de nuestros escenarios”, afirman estos expertos.

Por ello, asignan un 50% de posibilidades a que se produzca un “escaso progreso“. Además, asignan un 35% de probabilidad a su “escenario pesimista, en el cual una nueva escalada genera recesión en EEUU“.

4. Se alcanza un acuerdo provisional: Los aumentos programados de aranceles se suspenden de manera indefinida y EEUU elimina las restricciones a la empresa tecnológica china Huawei. “Este resultado se situaría en el extremo de las previsiones positivas y nos colocaría camino del escenario optimista”, afirma UBS.

5. Se sella un gran acuerdo: EEUU acepta dar marcha atrás con los aranceles existentes sobre China a cambio de un acuerdo en torno a un mecanismo de aplicación. “Si bien asignamos una probabilidad de tan solo el 15% a este escenario, sigue siendo posible“, señalan.

Según su valoración, las medidas más conciliadoras en la disputa comercial a menudo han estado asociadas con una debilidad de la renta variable o de la economía. Y hay señales de que algunos de los principales partidarios del presidente Trump en las elecciones de 2016, mayormente los agricultores, están perdiendo la paciencia con la guerra comercial.

“Esto podría llevarle a hacer mayores concesiones. Este resultado impulsaría un repunte más marcado de las acciones. En los próximos meses, aumentaría el impacto económico de los recientes recortes de tipos de la Fed, ya que la menor incertidumbre alentaría a más empresas a aprovechar los costes más bajos de endeudamiento para financiar inversiones. Esto se correspondería con el escenario optimista“, concluyen desde el banco suizo.

Bolsamanía