Los argentinos empiezan a poner sus cuentas al día

Comienza a caer el nivel de morosidad en entidades financieras y comercios minoristas. Por las limitaciones para comprar dólares, muchos optan por cancelar deudas. En diciembre, gracias al aguinaldo, continuará la tendencia

Los bolsillos de los argentinos no paran de sufrir y el año pasado eso se hizo muy notorio con el aumento de la morosidad en pagos de servicios como la telefonía celular, la televisión por cable o internet. El pico de morosos se registró en octubre del año pasado, sin embargo, en noviembre ese índice (el porcentaje que no logra cobrarse sobre el universo total de deudores) bajó en forma considerable y se situó en niveles similares a los de mitad del año pasado.

“En noviembre hubo una pronunciada baja en la morosidad en el sector financiero, retail y fintech”, Gerardo Miranda, Presidente y Fundador de Martinez de Alzaga, empresa especializada en servicios de outsourcing.

El ejecutivo explica que esa caída cuantitativa de las deudas tuvo que ver con el cepo cambiario que impuso el Gobierno de Mauricio Macri a fines de octubre pasado, que permite comprar solamente 200 dólares mensuales. Así, al no poder ahorrar en moneda estadounidense, muchos optaron por cancelar sus deudas.

“Estimó que esta tendencia se va a mantener ya que en diciembre las condiciones fueron las mismas para la compra de divisa extranjera más el impuesto del 30%. Además, la gente también cuenta con el aguinaldo”, agrega Martinez de Alzaga.

En noviembre, las entidades financieras fueron las que más tuvieron para festejar: el índice cayó hasta 21,53% contra 35,14% de octubre. Esto incluye préstamos y tarjetas de crédito. El retail también tuvo una buena performance, ya que pasó desde el 32,74% de octubre a 19,62% en noviembre. Las fintech, por su parte, tuvieron un bajo nivel de morosidad al situarse en 3,79 por ciento.

Las que más sufren para cobrarle a sus clientes siguen siendo las compañías de telecomunicaciones, lo que incluye a los proveedores de televisión por cable y satelital; de telefonía fija y móvil y de internet.

En esta época de alta competencia y bolsillos flacos las firmas del sector están ante un dilema. Por un lado, buscan cobrar las deudas y, por otro, no quieren perder al cliente. Por eso, se las ingenian para retenerlos ofreciéndoles renovadas promociones. “Hoy es tan o más importante fidelizar que cobrar”, asegura el especialista.

En ese panorama complejo, las más afectadas son, sin dudas, las compañías de telefonía. En fija, la morosidad llega casi al 70% -aunque en octubre había trepado a 86%- y en móvil alcanza casi el 88%. Según Miranda, el alto nivel de incumplimiento que se da en el segmento móvil tiene un explicación lógica. “Esas empresas siempre fueron muy flexibles para otorgar créditos. Para captar clientes, venden celulares en cuotas casi sin pedir requisitos y a esas personas después es muy difícil ubicarlos para cobrarles”.

Los proveedores de internet también subieron mucho su morosidad: pasó de 67% a 83% en sólo un mes.

Con respecto a las causas que dan los morosos, algo más de cuatro de cada diez personas aseguran que no pagan sus deudas porque no le pagaron su sueldo, mientras que un 37,2% asegura que no le alcanza el salario.

Fuente: BAE