Llega Carrefour Bank

El grupo de distribución da el primer paso para funcionar como un banco y comenzará a captar fondos en 3.000 centros propios.

Los grupos de distribución franceses están copiando a los británicos en su reciente incursión en feudos bancarios. Carrefour anunció ayer que comenzará a captar cuentas corrientes online a partir del 18 de abril que irán vinculadas a una tarjeta Mastercard. La entidad aplicará una comisión de un euro mensual.

‘Millennials’

Carrefour Banque, participado al 40% por el grupo BNP Paribas, nació en 1981 y ofrece créditos al consumo y seguros a sus 2,5 millones de clientes. Sin embargo nunca había captado fondos, paso que empezará a dar de momento solo en Francia. “Estamos lanzando la primera cuenta corriente distribuida en Francia por un retailer, accesible a todo el mundo sin limitaciones de ingresos”, señaló ayer Julien Jaillon, su consejero delegado a Reuters. El primer ejecutivo no quiso hablar de objetivos concretos, aunque dijo que son “ambiciosos” y recalcó que la pretensión es que C-zam, dirigido sobre todo a los Millennials, sea “el más competitivo” en precios. Con esta ofensiva, Carrefour ha adelantado por la mano a Orange Bank. Su lanzamiento está previsto para mediados de mayo, aunque se lleva hablando del proyecto desde hace un año. La operadora francesa posee el 65% de Groupama Banque, que dentro de un mes operará como Orange Bank. Será un banco pensado para el smartphone, el modelo de ImaginBank, de CaixaBank, y del británico Atom, participado por BBVA.

Orange Bank practicará una actividad bancaria completa, que incluirá la captación de depósitos, de acuerdo con los planes anunciados.

En España, por ahora la competencia se limita a las fintech, las compañías tecnológicas que operan en las orillas del negocio, como la actividad de pagos, el cambio de moneda o las transferencias internacionales. La mayor novedad es que desde principios de año, Facebook permite realizar envíos de dinero entre particulares a través de Messenger. Está registrada como entidad de dinero electrónico tras obtener la licencia en Irlanda. En nuestro país existen diferentes categorías de entidades, en función de su actividad. Pero para captar depósitos, el Banco de España obliga a contar con el estatus jurídico de entidad de depósito, cuyos requisitos son los más duros. El dinero depositado en ellas es el que está protegido en caso de quiebra por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Negativa en España

Carrefour ya intentó en 2003, cuando Jaime Caruana era gobernador, cambiar su régimen jurídico para que los depósitos financiaran la actividad de su financiera de consumo, una de las diez grandes. El Banco de España se opuso a que las grandes cadenas de distribución fueran propietarias de un banco.

Reino Unido, en cambio, está mucho más liberalizado. Los supermercados británicos llevan al menos cinco años robando clientes a la banca, cuya calidad de servicio es regular. Marks &Spencer abrió en 2012 su primera oficina bancaria en Marble Arch, en el centro de Londres. Su horario es tan amplio como el de cualquier comercio y su catálogo de productos es pequeño y sencillo. Incluye cuentas corrientes sin comisiones, préstamos personales y seguros de todo tipo. El precursor fue Tesco, la mayor cadena de Reino Unido, que durante la crisis recompró el 50% de su filial a RBS, y Sainsbury’s, que tenía una alianza con Llodys. Ambos ofrecen al consumidor las mismas garantías que las entidades de banca comercial.

Fuente: tynmagazine