El Ejecutivo se prepara para una sesión difícil y los gobernadores se plantan como última carta para aprobar la Ley de Bases

El Ejecutivo se prepara para una sesión difícil y los gobernadores se plantan como última carta para aprobar la Ley de Bases

Faltan apenas horas para que comience el debate de la Ley de Bases y el paquete fiscal en el Senado y sigue siendo grande la incertidumbre respecto a cuál será su resultado. En la cuenta regresiva, el Gobierno se apoya fuertemente en los gobernadores de distintas fuerzas políticas, que salieron públicamente a bancar la aprobación de las reformas en la Cámara Alta.

Desde la Casa Rosada hacen trascender que Javier Milei está dispuesto, si es necesario, a aceptar mayores modificaciones al paquete de leyes que salió de Diputados hace un mes y medio. El Presidente delegó completamente en su flamante jefe de Gabinete, Guillermo Francos, la negociación con la oposición en general, pero fundamentalmente con los mandatarios provinciales, que también necesitarían de la aprobación de las iniciativas para evitar mayores problemas financieros en sus distritos.

El exministro del Interior recibió este lunes a al gobernador peronista de Catamarca, Raúl Jalil, y firmó convenios que estipulan el traspaso y la colaboración en materia de obras públicas y de vivienda. Días atrás, había firmado acuerdos similares con Mendoza, Tucumán, Entre Ríos, Jujuy, Chaco, Chubut y Neuquén.

La sesión por la Ley de Bases está prevista para este miércoles. Los números en el Senado están muy ajustados y una ausencia, una abstención o un voto negativo podrían definir la sanción o el rechazo de los proyectos. Este lunes, la decena de gobernadores que fueron electos bajo el paraguas de Juntos por el Cambio -PRO, UCR y fuerzas locales- se pronunciaron pública y contundentemente a favor de la aprobación de los proyectos. Marcaron también el terreno al interior de sus propias fuerzas, especialmente en el radicalismo, que conduce como presidente el senador Martín Lousteau, quien llega a la sesión con su propio dictamen alternativo.

Necesitamos dar una clara señal a los mercados, al mundo y a los argentinos que nuestro país avanza hacia el equilibrio fiscal, apuesta a la inversión privada y moderniza su sistema laboral. Todos estos ejes han encontrado un consenso mayoritario entre el oficialismo y un sector de la oposición constructiva y dialoguista”, afirmaron en un comunicado.

El texto lo firmaron el jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri y los gobernadores Ignacio Torres, de Chubut; Leandro Zdero, de Chaco; Gustavo Valdés, de Corrientes; Rogelio Frigerio, de Entre Ríos; Carlos Sadir, de Jujuy; Alfredo Cornejo, de Mendoza; Marcelo Orrego, de San Juan; Claudio Poggi, de San Luis; y Maximiliano Pullaro, de Santa Fe.

“Resulta indispensable darle las herramientas al gobierno nacional para avanzar con las transformaciones que votó mayoritariamente la sociedad argentina. Cualquier dilación que pueda ocurrir en el trámite legislativo puede afectar no sólo a las finanzas nacionales, sino también a las provinciales. No hay más tiempo que perder. La mayoría de las provincias ha manifestado su apoyo a los instrumentos requeridos por el Presidente de la Nación y el gobierno nacional”, concluyeron.

Este lunes, por otra parte, la vicepresidenta y titular del Senado, Victoria Villarruel, encabezó la reunión de labor parlamentaria con los jefes de los bloques, en la que se acordó la organización del debate del miércoles, que comenzará con la Ley de Bases antes de pasar al paquete fiscal. Se prevé una sesión extensa y no se descarta que se realice un cuarto intermedio entre ambos proyectos.