Latinoamérica muestra resiliencia frente al COVID-19

Latinoamérica muestra resiliencia frente al COVID-19

De todas las regiones destacadas dentro del nuevo Global Business Pulse de Grant Thornton, América Latina demostró ser la más saludable en el primer semestre de 2020. Su puntuación en el índice, un control de salud de las empresas del mercado medio, bajó en sólo nueve puntos a -5,6. Esta es la menor caída y la mejor puntuación de índice en APAC, la UE y América del Norte.

La escalada relativamente tardía de Covid-19 en toda la región explica de alguna manera la fuerza del índice, aunque el impacto en Brasil, en particular, se ha agudizado. Sin embargo, fundamentalmente también muestra la resiliencia desarrollada por las empresas de mercado medio latinoamericanas. Esta característica fue destacada por Grant Thornton a principios de este año en el informe Thriving in 2020.

Ahorros, recursos y reservas

Roy Buddle, jefe regional de América de Grant Thornton International Ltd, señaló que las empresas de la región habían desarrollado conjuntos de habilidades durante muchos años para hacer frente a las crisis. “Esto les ha ayudado enormemente al tratar con el Coronavirus”, dice Roy. “Lo que ha quedado muy claro en los últimos meses es que las empresas que han hecho lo mejor son las que tienen ahorros, recursos y reservas para aprovechar, y ese es el resultado directo de las lecciones aprendidas en crisis pasadas”.

Robert Hannah, jefe global de mercados estratégicos de crecimiento en Grant Thornton International Ltd, también señala que muchas empresas de mercado medio en América Latina son propiedad de la familia, lo que significa que tienen horizontes de tiempo mucho más largos. “He oído de nuestra firma mexicana que las empresas nacionales que se enfrentan a momentos difíciles están pensando ‘no necesitamos ganar tanto dinero en los próximos dos años porque estamos viendo un horizonte de 10 años'”.

Si bien estos negocios pueden ser resistentes, no son inmunes ni tampoco el continente. El FMI prevé más de una pérdida de 12 billones de dólares del crecimiento económico mundial por la pandemia y que el 10% provendrá de América Latina. Roy Buddle señala que la prosperidad de la región sigue dependiendo de una economía estadounidense fuerte, y que nuevas debilidades en América del Norte tendrán un efecto dominó en todas las economías de América Latina.

Las restricciones al crecimiento son sólo marginalmente peores

El Global Business Pulse se centra en dos elementos principales del sentimiento de los líderes empresariales: la “perspectiva” y las “restricciones” a las que se enfrentan sus empresas. La resiliencia de los negocios latinoamericanos se ve aquí en ambas ramas del índice, pero particularmente en el lado de las restricciones. Este subíndice empeoró en sólo 2,2 puntos, en comparación con una caída global de alrededor de 11 puntos, lo que indica que los líderes del mercado medio piensan que las condiciones se han vuelto marginalmente peores durante la pandemia de lo que eran antes de ella.

El declive que vemos en las perspectivas se debe principalmente a una caída del optimismo económico. Los resultados de H1 2020 muestran que el 40% de las empresas del mercado medio son actualmente optimistas sobre las perspectivas económicas, frente al 65% en H2 2019. Brasil registró la mayor disminución del optimismo (-29 puntos porcentuales), tal vez no sorprendente dada la gravedad de su brote de Covid-19, seguida de México y Argentina.

Las empresas latinoamericanas siguen siendo optimistas con las exportaciones

Con la excepción del optimismo económico, los indicadores de perspectiva en la región siguen siendo relativamente favorables. Las intenciones de inversión se mantuvieron prácticamente sin cambios, con alrededor del 35-50% de las empresas reportando planes para aumentar la inversión en la mayoría de las áreas, a pesar de la caída de los ingresos y las expectativas de crecimiento de los beneficios. Las inversiones en I+D y tecnología siguen siendo una prioridad, lo que Roy Buddle señala que está “relacionado con los costos de proceso y la optimización, para que las empresas puedan hacer que los procesos sean más eficientes, reducir costos y permanecer en el negocio. Es una ruta a la supervivencia tanto como al crecimiento en este momento”. Además, predice que esta va a ser una tendencia significativa tanto a nivel regional como global en el futuro. 

Y las empresas de mercado medio mantienen su fe en las exportaciones, con expectativas a la baja de sólo dos puntos porcentuales en comparación con H2 2019. En Argentina, Brasil y México, las expectativas de exportación están en niveles similares a H2 2019. Los resultados de México bien podrían haber sido impulsados por la ratificación de Canadá en marzo del Acuerdo de los Estados Unidos México y Canadá (USMCA), el sucesor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Esto despejó el camino para que la USMCA surta efecto a partir de julio de 2020 y garantice que México mantenga su acceso preferencial al importante mercado estadounidense.

Las restricciones a la demanda y la oferta muestran pocos cambios

Si bien el optimismo económico cayó bruscamente, el cambio a la incertidumbre económica fue mucho más restringido, empeorando por ocho puntos, en comparación con 17 puntos a nivel mundial. Esto habla de los altos niveles de volatilidad e incertidumbre económica en la región. Sorprendentemente, en H1 2020, los niveles de incertidumbre económica en Argentina devastada por la deuda mejoraron después de un cambio en el gobierno, uno de los dos únicos países de nuestra muestra de 29 para hacerlo.

Hubo poco movimiento en la demanda y las limitaciones de la oferta. La desaceleración económica aún no se ha traducido en menos pedidos para las empresas de mercado medio en las regiones, y no ha habido el mismo salto en las preocupaciones en torno a la escasez de financiación que hemos visto en la mayoría de las otras partes del mundo. Este último punto probablemente también refleja las reservas financieras de las empresas latinoamericanas, destacadas por Roy.