Las ventas minoristas registran una caída del 27%

Las ventas minoristas registran una caída del 27%

Hubo picos de hasta 49% y en el AMBA la merma fue aún mayor: 36,3% en total. A su vez, se registró un aumento del consumo de medios electrónicos. 

Las ventas de pymes minoristas, medidas en cantidades, cayeron 27,7% comparadas con el mismo mes del año pasado. Con muchas ciudades del interior trabajando con mayor normalidad, la baja en la región del AMBA llegó al 36,3% mientras que en el resto del país, a 13,7%.

Así se desprende del relevamiento mensual que realiza la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) sobre 1.100 comercios de todo el país. Todos los rubros medidos finalizaron en baja afectados por la disminución en los ingresos, la menor circulación de gente en las calles y las menores posibilidades de empleo en un contexto donde muchos negocios están cerrando sus puertas al no poder sostener sus gastos fijos.

En los primeros siete meses del año, el comercio minorista pyme acumula así una caída anual de 31,6% frente a iguales meses del año pasado. La mayor retracción en las ventas, remarcaron desde la entidad, se sintió en el AMBA, donde declinaron 38% porque las restricciones y los controles fueron más severos.

Igual destacaron una tasa de descenso menor a junio. También se vio un aumento de consumo con pagos electrónicos.

Indumentaria en picada

El informe mensual remarca que el sector de Indumentaria es de los más golpeados por la crisis. Las ventas anuales se redujeron 41,3% para el promedio país. En el AMBA la baja se extiende al 49%. En el interior el achicamiento fue más leve, porque las tiendas en general abrieron, pero igualmente la gente compró poco.

Hubo muchos cierres de comercios. Ninguna de las firmas del sector entrevistadas tuvo aumentos en sus ventas. Peor aún está el sector de calzado y marroquinería. Con una reducción general promedio de 44,9%, pero que llega al 67% en el AMBA, se movió con muy pocas ventas y serios problemas de liquidez.

“En el sector esperan un mejor agosto en la medida en que se flexibilice la cuarentena, pero también es un hecho que sin ingresos en los hogares será difícil remontar rápido la coyuntura”, señala la entidad con poco optimismo.