Deutsche Bank prevé que la quiebras el año próximo serán soportables

Deutsche Bank prevé que la quiebras el año próximo serán soportables

El consejero delegado de Deutsche Bank, Christian Sewing, prevé que el aumento de las quiebras de empresas en Alemania el próximo año será “soportable”.

Sewing dijo este viernes en el trigésimo Congreso de Banca Europea, sobre el crecimiento sostenible, que los bancos se encuentran mejor que en la pasada crisis financiera y son más fuertes.

De momento, se mantiene el apoyo público a las empresas y está vigente la suspensión temporal de la obligación de solicitar la declaración de insolvencia.

“¿Veremos en 2021 más insolvencias? Sí, puesto que expiran algunos programas de apoyo. Pero creo que será llevadero y soportable porque los bancos son fuertes y, en general, las empresas son más fuertes y han aprendido las lecciones de la crisis financiera”, dijo Sewing en el congreso celebrado de forma virtual en Fráncfort.

Los bancos europeos han reducido sus beneficios este año, incluso, algunos han entrado en pérdidas al crear provisiones para créditos morosos como consecuencia de la pandemia.

Pero Sewing considera que las empresas alemanas son más fuertes que hace diez años, durante la crisis financiera, porque tienen más capital y liquidez que entonces.

Una encuesta del Instituto de Investigación Económica (Ifo), publicada hoy, revela que muchas empresas alemanas no saben si van a poder continuar su negocios.

Prevé más de 6.000 quiebras

El Bundesbank, el banco central de Alemania, prevé más de 6.000 quiebras de empresas en el primer trimestre de 2021 en el país.

De momento, el Gobierno alemán ha gastado este año 18.000 millones de euros en las prestaciones por trabajo a jornada reducida (Kurzarbeit), según cifras del ministro de Trabajo, el socialdemócrata Hubertus Heil, que calificó la ayuda de “muy, muy cara”, pero dijo que la adaptación a un gran desempleo sería más cara todavía financiera y socialmente para el país.

En abril 6 millones de trabajadores en Alemania trabajaban a jornada reducida, lo que supone el 18 % de todos los trabajadores que cotizan a la seguridad social.

Esta cifra ha bajado en agosto hasta 2,58 millones, según cifras de la Agencia Federal de Empleo.

Los economistas del Bundesbank prevén que la cifra de empleados a jornada reducida caerá más en septiembre y octubre y subirá de nuevo en noviembre tras el aumento de los contagios y las medidas de confinamiento parcial.

El Bundesbank pronostica que en el semestre de invierno, desde octubre de este año y hasta marzo del próximo, se van a producir despidos en las empresas alemanas y que aumentará el desempleo.

Fuente: Investing