Las empresas energéticas aumentaron sus ingresos 995%

De cara al recambio de Gobierno, el sector energético está en el centro de la escena. Es que Vaca Muerta es una de las grandes esperanzas de un sector importante del Frente de Todos para traer dólares al país, que es hoy una de las grandes necesidades.

Sin embargo, una de las dudas es cómo manejará el equipo de Alberto Fernández las demandas de las grandes compañías del sector, que reclaman reanudar las subas de tarifas, congeladas en clave electoral durante este segundo semestre, y obtener la libre disponibilidad de divisas pese al cepo cambiario vigente como condiciones para invertir.

Los aumentos de tarifas acumularon alrededor de 2.200% en el caso del gas y superaron el 3.000% en el de la luz, a partir de una actualización de los valores de la producción de energía, que venía de políticas sucesivas de congelamiento y control.

“Desde 2016, el énfasis en materia de energía estaba puesto en recomponer las tasas de rentabilidad de las empresas del sector y así impulsar los niveles de inversión y producción para lo cual se recurrió a la dolarización de las tarifas de la energía”, explicó la Undav.

Y remarcó que, como contracara, esto golpeó el poder adquisitivo de los hogares e implicó un aumento de los costos para las empresas industriales, agropecuarias y de servicios, lo que significó “un combo letal para la actividad”.

El resultado fue un alza promedio del 995% en tres años de los ingresos por ventas de las energéticas privadas, mientras la inflación acumuló 157%. La estatal YPF fue la firma con menor aumento de ingresos (179%) aunque aún así avanzó en términos reales. Las más beneficiadas fueron TGN, con una suba del 1.475%; Pampa Energía, del 1.437%; y Edenor, del 1.372%.

Pero este flujo de recursos al sector no se reflejó en un salto productivo. Con una demanda interna en declive por la recesión y sin la infraestructura suficiente como para ampliar mucho más los volúmenes de exportación (fundamentalmente en el caso del gas), la Undav apuntó que la producción de petróleo cayó 13,2% entre 2015 y 2018; la de electricidad, 5,3%; y la de gas 2,8%. Los números de Energía coinciden en que la producción de crudo del año pasado fue menor al nivel previo a la asunción de Cambiemos, muestran un nivel relativamente estable en la generación eléctrica pero plantean un crecimiento en el gas, traccionado por la extracción no convencional en Vaca Muerta.

En cualquier caso, las ganancias de las firmas se dispararon. PAE lideró el ranking con un resultado positivo de US$1.338 millones entre 2016 y 2018; seguida por TGN (US$1.096 millones), de Techint y Pampa Energía (US$761 millones).

Con información de BAE