La UE estudia lanzar un fondo soberano de 100.000 millones de euros

La Unión Europea (UE) plantea lanzar un fondo de riqueza soberana de 100.000 millones de euros con el objetivo de invertir en sectores estratégicos donde Europa está rezagada frente a sus rivales mundiales.

Para ello, se está elaborando un plan para un ‘Fondo Europeo del Futuro’ financiado por los Estados miembros.

El plan es parte de una lluvia de ideas sobre posibles iniciativas que los funcionarios de la UE presentaron a la presidenta entrante de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para que la aborde durante su mandato de cinco años.

El borrador dice que el fondo debería centrarse en la compra de participaciones a largo plazo en “empresas con sede en la UE en sectores estratégicamente importantes”. Sus prioridades de inversión deben ser “desarrollar sectores estratégicos” y “construir y fortalecer a los líderes de innovación del futuro”.

La creación de un fondo de riqueza sería la respuesta más audaz de Bruselas a los llamamientos de Francia y Alemania a Europa para desarrollar herramientas agresivas de política industrial que protejan a las empresas europeas de la competencia desleal, como los rivales chinos. Según se advierte en un documento interno al que ha tenido acceso el diario, las empresas no pertenecientes a la UE “con medios financieros sin precedentes tienen el potencial de eliminar la dinámica de innovación existente y la posición de la industria de la UE en ciertos sectores”.

“Europa no tiene tales compañías”, lo que “presenta un riesgo para el crecimiento, el empleo y la influencia de Europa en sectores estratégicos clave”. Entre las empresas señaladas se encuentran gigantes tecnológicos de EEUU, como Google, Apple, Facebook y Amazon, y de China, como Baidu, Alibaba y Tencent. Compañías que compraron rivales potenciales y ahora “administran la agenda digital global”.

Mientras, Von der Leyen, que asumirá el cargo el próximo 1 de noviembre, prometió que su comisión “invertirá en innovación e investigación, rediseñará la economía y actualizará la política industrial”.

Aunque es probable que París y Berlín respalden dicho plan, gobiernos como el holandés hse muestran reacios a apoyar a Bruselas para que relaje sus reglas de competencia para permitir fusiones o “elegir ganadores” en la carrera para competir con sus rivales mundiales.

Con información de Financial Times