La reestructuración no convenció al mercado y los bonos cayeron hasta 4,5%

– La recuperación de las Bolsas no alcanzó a los títulos locales en dólares

El día después del “lunes negro”, el Ejecutivo publicó el decreto que autoriza al ministro de Economía, Martín Guzmán, a reestructurar 35 bonos con jurisdicción extranjera por un total de US$68.842 millones. La norma dejó una sorpresa: figuran algunos que ya fueron renegociados en 2005 y 2010. Esa última novedad, que no implica que efectivamente vayan a sufrir modificaciones, impactó en el mercado de renta fija. Es que mientras el resto de los activos rebotó con fuerza, los bonos tuvieron dinámicas dispares, prevaleciendo una tónica negativa para el tramo en dólares, y el riesgo país volvió a subir en el margen y se mantiene en niveles récord para los últimos 15 años.

De hecho, si bien los bonos desaceleraron su caída respecto al desplome del lunes, y en algunos casos incluso mostraron estancamiento o suba, la dinámica estuvo dividida y se diferenció de la homogeneidad que mostró la renta variable: todas las acciones rebotaron con fuerza y el Merval finalizó con un repunte del 8%. Con todo, el riesgo país no sólo no afl ojó sino que incluso subió 0,7%, llegó a 2.803 puntos, otro récord en 15 años.

Por citar ejemplos, mientras YPF picó 12,6% y recuperó parte de lo perdido, bonos como el Bonar2020, el Discount Ley Argentina y el Discount Ley Nueva York, sufrieron para su versión en dólares caídas considerables de 2,6%, 2,5% y 4,5%, respectivamente, mientras que la cotización en pesos se hundió 3% en el primer caso, 3,65% en el segundo y 4,51% en el tercero. Por su parte, otros como el Bonar2024 y el Par Ley Argentina 2038 estabilizaron y subieron 0,7% y 0,8%, respectivamente, aunque su versión en pesos retrocedió 1,32% y 0,5% en cada caso. En tanto, el título con Cupón PBI Ley Nueva York trepó 7%.

Entre los 35 bonos que el Ejecutivo incluyó como reestructurables, aparecen algunos que sorprendieron por dos razones: por un lado no son de vencimiento en el corto plazo y, por otro, fueron papeles que surgieron de las reestructuraciones del 2005 y el 2010. Una de las potenciales explicaciones del comportamiento de ayer de los bonos, diferenciado al de las acciones, surge de ahí.

El analista de mercados, Rubén Pasquali, sostuvo en esa línea que “la decepción del mercado es que están metidos bonos que ya fueron reestructurados, como el Par y el Discount, que no tienen pagos de capital en el corto plazo y cuyos tenedores ya sufrieron quita. Pensaban que estaban afuera y si bien esto no implica que vayan a estar adentro, puede ser que sí. Genera incertidumbre, incluso en los no tenedores de esos bonos. Me preocupa qué va a pasar, cuando quieran salir al mercado en un par de años, si se maltrata a los bonistas y más aún a los de una reestructuración anterior”.

Para el analista financiero Christian Buteler, el decreto no logra explicar la dinámica de ayer de los bonos. “La baja es independiente del decreto, lo que ve el mercado es que ahora el mundo va a crecer menos, Argentina exportará menos y va a tener complicado pagar la nueva deuda”, dijo. Para el head of strategy de Balanz, Ezequiel Zambaglione, lo que se observó ayer fue un freno a la caída del lunes, cuando los bonos se desplomaron con fuerza. Sostuvo: “El mercado de bonos local está quieto y por ende un actor mueve un poco de dinero y eso cambia el precio, lo que hace que se exageren las interpretaciones”.

Otra novedad del decreto fue que no aparecieron incluidos los de ley nacional. Desde el Gobierno aclararon que esa parte de los bonos entrará en una segunda etapa de la reestructuración. La promesa oficial sobre este asunto fue la de tener un trato igualitario para ellos. Analistas consideran que se cumplirá la promesa aunque la pregunta es qué ocurrirá si la negociación con los de ley extranjera termina siendo muy desfavorable para los tenedores.

Fuente: BAE