«La recuperación va a venir de la mano del crédito»

«La recuperación va a venir de la mano del crédito»
Martín Migoya 

El cofundador de Globant y flamante presidente de Endeavor Argentina asegura que es el momento ideal para emprender

Después de diez años al frente de la fundación Endeavor Argentina, Guibert Englebienne dejó el cargo, aunque la sucesión quedó prácticamente en familia. En su lugar fue nombrado Martín Migoya, socio y cofundador de Globant junto con el propio Englebienne.

En su primera entrevista como flamante presidente de Endeavor, Migoya destaca el proceso de continuidad y asegura que más allá de la crisis económica, la suba del dólar y la disparada del riesgo país, se trata de un momento ideal para emprender. “La receptividad para el mensaje emprendedor es enorme. Hoy tenemos un terreno muy fértil para poder inspirar a muchos jóvenes y a muchos otros emprendedores”, aseguró en diálogo con la nacion.

–¿Cuáles son los objetivos en este nuevo rol?

–El nuevo rol de Endeavor para mí tiene una especie de continuidad con lo que ya veníamos haciendo. Endeavor es una fundación que no solo es hermosísima, sino que tiene una misión extremadamente noble. Y cuando algo funciona bien, hay que seguir haciendo que funcione bien. Mi objetivo es seguir expandiendo el mensaje emprendedor. El directorio sigue pensando más o menos en las mismas cosas, independientemente de quién sea su presidente. Y yo creo que este momento es especial, porque la receptividad para el mensaje emprendedor es enorme. Hoy tenemos un terreno muy fértil para poder inspirar a muchos jóvenes y a muchos otros emprendedores. La única forma de que la Argentina salga adelante es con más emprendedores haciendo empresas exitosas. O al menos intentándolo, si no les sale. Porque esa es la parte de la vida emprendedora. A veces sale, a veces no. Estoy convencido de que este es el camino. Generar trabajo y tener gente que tenga iniciativa.

–¿Cuáles son los factores claves para emprender hoy?

–Lo primero es ver cuál es el equipo que te rodea. Obviamente, la idea tiene que estar y tiene que ser una idea global, que permita ir a buscar mercados afuera. Expandirse más allá de la Argentina. Y sobre todo tener un propósito. ¿Qué parte del mundo queremos mejorar? ¿Qué queremos cambiar? Después hay que hacerlo de manera sustentable. Sustentable en todo sentido. Desde ya que hay que buscar la sustentabilidad económica, pero también tiene que ser sustentable en términos humanos y en términos del medio ambiente. También hay que tener mucha resiliencia. Las cosas salen bien y salen mal. Si uno piensa en grande es más probable que salgan mejor que si uno piensa en chiquitito. Pero a veces hace falta pensar en pequeño como un camino para llegar a algo más grande. Y por último, hay que trabajar durísimo. Nada de lo que se ve como un éxito es algo que llueva desde el cielo, sino que es fruto de trabajo, de horas de esfuerzo de mucha gente. Y de coordinación.

–¿Qué condiciones se tendrían que dar en el país para que haya una ola de inversiones?

–Creo que la recuperación de la Argentina va a venir de la mano del crédito. Si empieza a haber crédito, comienza a haber una situación mucho más digerible. El crédito va a volver y cuando vuelva el crédito, llegará la reactivación y después las inversiones. Pero para lograr eso es fundamental armar un entorno macroeconómico estable. Ahí al Gobierno lo veo bien, tratando de hacer que la libertad prevalezca en todos lados. Entonces, es como una escalerita. Primero viene una condición macroeconómica más estable, después viene la expansión del crédito. Pensemos que la Argentina tiene un crédito privado muy, muy pequeño con respecto a su PBI, lo que significa que puede crecer infinitas veces. Obviamente, nosotros, los empresarios, tenemos que invertir y tenemos que empezar a pensar en cosas grandes.

Fuente: La Nación