La producción Pyme retrocedió 10,3% en abril

La producción de la industria pyme registró una caída interanual de 10,3 por ciento en abril y en el primer cuatrimestre acumula un retroceso de 8,5 por ciento con respecto al mismo período de 2018, según informó CAME.

Calzado y marroquinería volvió a encabezar el derrumbe con una baja de 24,6 por ciento, aunque la caída fue generalizada ya que diez de los once rubros relevados quedaron en rojo. La producción también cayó 4,3 por ciento con respecto a marzo.

Otros ramos muy afectados en abril fueron Material de transporte (-24,2 por ciento), Productos minerales no metálicos (-22,6), Productos de madera y muebles (-21,2), Productos de caucho y plástico      (-13,9), y Productos Electro-Mecánicos e informáticas (-12,2), Fabricación de productos de metal, maquinaria y equipo (-9,5) y Productos textiles y prendas de vestir (-8,8 por ciento). Con declives más suaves se movieron Alimentos y bebidas (-2,7), y Productos químicos    (-4,6 por ciento).

El sector papel y cartón es el único que trabajó con demanda en alza. “Ayudó el menor ingreso de importaciones y algunos pedidos que se activaron sobre fin de mes”, destacó CAME. 

“En nuestro sector hay muchas pymes vendiendo stocks acumulados y descapitalizándose”, explicó Juan Galat, director de la Cámara Argentina de Fabricantes de Muebles, Tapicerías y Afines de la Argentina. Según destacó el ejecutivo, además de la caída en las ventas, la principal problemática es la presión fiscal y la tasa de interés que se ofrece por préstamos y descuentos de cheques. “La tasa del 29 por ciento no se consigue y las pymes deben ir a los bancos privados donde es mucho más alta”, remarcó. 

La liquidez es un problema para el empresario. El plazo promedio de los cheques recibidos se ubicó en 60 días con una tasa promedio de 59 por ciento. El 42,5 por ciento  de las empresas consultadas por CAME comentaron que acuden a descontar esos valores por las necesidades que tienen de liquidez. 

La proporción de industrias en alza se redujo de 31,7 por ciento en marzo a 27,8 por ciento en abril, mientras que el 62,2 por ciento registró caídas anuales en su producción (54,4 en marzo) y otro 10 por ciento se mantuvo sin cambios.

Las perspectivas hacia adelante se deterioraron: solo el 18,5 por ciento de las industrias pyme consultadas cree que la producción aumentará en los próximos seis meses cuando el mes pasado esa proporción era de 26,3 por ciento. En tanto un 53,1 por ciento cree que se mantendrá en los niveles actuales, 20,5 que continuará bajando y 7,9 por ciento no lo puede precisar. 

El uso de la capacidad instalada en las pymes volvió a bajar, a 57,5 por ciento. El sector más afectado en abril fue Material de transporte, que trabajó al 44 por ciento de su capacidad, y los menos, fueron Productos Químicos, que lo hizo con 69,2 por ciento de sus instalaciones y productos de metal, maquinaria y equipo, con 64 por ciento. A raíz de ello, la intención de inversión bajó de 22,4 por ciento en marzo a 20,5 por ciento en abril. También se redujo de 17,1 a 13 por ciento la proporción de empresas que están evaluando esa posibilidad.