“La principal duda respecto a Alberto Fernández es qué clase de político será”

En un reciente informe para sus clientes, Balanz actualiza su análisis respecto del escenario para Argentina tras los resultados de las PASO, donde la reacción negativa en el precio de los bonos estuvo en línea con nuestra expectativa.

Según Balanz, el nuevo escenario presenta gran incertidumbre respecto a los tres actores principales: Alberto Fernández, el FMI, y los bonistas privados. “La principal duda respecto a Alberto Fernández es qué clase de político será, con un amplio espectro de posibilidades que va desde Cristina Kirchner a Mauricio Macri”

En el reporte advierte que durante los últimos meses se han escuchado comentarios de varios asesores económicos, de los cuales se desprende una política de tasas reales bajas, política monetaria expansiva, déficit fiscal al menos en un principio, y poniendo al consumo como motor del crecimiento.

Estas políticas estarían asociadas a un tipo de cambio real alto o a ciertos controles de capitales. La principal pregunta que se formula Balanz, es si este set de políticas será suficiente para que Argentina logre un crecimiento de largo plazo del 5% junto con un equilibrio fiscal sustentable, necesario para que Argentina logre que su actual nivel de deuda sea sustentable. Respecto al FMI, no queda claro que el organismo apoyará este tipo de programa, y lo más importante es si para financiar la transición pedirá a cambio que se lleven a cabo las reformas incluidas en el programa de Macri.

Alternativamente, Fernández podría intentar solucionar el problema de solvencia de la deuda a través de una reestructuración con una quita, evitando de esa manera un programa económico agresivo. El problema de este último escenario es que los tenedores de deuda podrían no estar dispuestos a aceptarlo, especialmente cuando varios de ellos compraron la deuda hace menos de dos años.

“De acuerdo a nuestros cálculos, la capacidad de pago de Argentina sin recibir asistencia es limitada, con lo cual este es un problema que Fernández deberá resolver rápidamente”, afirma la banca privada.

“En caso de elegir extender los vencimientos sin quita, no esperaríamos una reacción muy positiva en el precio de los bonos hasta tanto se muestren avances en las mencionadas reformas. Actualmente los bonos reflejan un escenario de 50% de quita, donde los nuevos bonos emitidos post negociación operarían en spreads en torno a los 600 y 800 puntos básicos.”

“A pesar que los precios de los bonos reflejan un escenario bastante pesimista, preferimos esperar hasta tener mayores certezas antes de tomar posiciones en bonos argentinos”, concluye Balanz.