La pelea por la suspensión de las PASO vuelve al centro del escenario político

La pelea por la suspensión de las PASO vuelve al centro del escenario político

Una frase del ministro de Salud, Ginés González García, volvió a poner la pelea por la suspensión de las PASO en el centro de la disputa política. El ministro afirmó que sería «un riesgo innecesario» votar en agosto, tal como está previsto en el calendario electoral, al mismo tiempo que, de forma contradictoria, aseguró que para esa fecha la mayoría de la población mayor de 18 años estará vacunada. El bloque de Diputados de Juntos por el Cambio reaccionó rápido, reclamó que se instrumente la boleta única de papel y rechazó la posibilidad de suspender las Primarias. El tema genera, además de tensión con la oposición, fisuras internas y el proyecto sigue frenado en la Cámara baja.

«Es un riesgo innecesario votar en agosto, aunque no puedo decir cómo estará la situación sanitaria para ese momento, pero creo que es un riesgo absolutamente innecesario que no debemos correr», dijo González García. «Todo lo que pueda ser evitable, debe ser evitable. Si estamos intentando vacunar a mucha gente para disminuir la transmisión, cualquier concentración genera ampliación de contagios», agregó el ministro.

Sin embargo, en otra entrevista, el ministro volvió a hacer un pronóstico optimista y que entra en contradicción con el argumento para suspender las PASO: «Si todo va a bien, en agosto, septiembre tendremos vacunados a todos los argentinos, menos a los menores de 18 años», aseguró.

Los jefes de las bancadas de la UCR, Mario Negri; y del PRO, Cristian Ritondo, salieron rápidamente a reclamar que se realicen las PASO y criticaron las declaraciones de González García. «Cuando un Gobierno quiere hacer consultas para modificar un régimen electoral en un año electoral las debe hacer formalmente. Esto no ocurre, nadie llama a la oposición”, advirtió Negri.

Según advierten en el oficialismo parlamentario, la posibilidad de suspender las PASO recién comenzaría a discutirse en marzo, luego de que el presidente Alberto Fernández abra el período de sesiones ordinarias el lunes 1°. A fines de enero, a través de un decreto, Fernández había incluido en el temario de sesiones extraordinarias la “Emergencia Sanitaria y Calendario Electoral 2021″, con lo que habilitó la posibilidad de tratar la suspensión de las PASO antes de marzo.

El plan fue rechazado por el bloque de JxC en Diputados (aunque algunos gobernadores de la oposición apoyaron la posibilidad de suspenderlas), pero también generó roces internos en el propio gobierno: La Cámpora busca pelearle poder a los intendentes del conurbano bonaerense y necesita las primarias.

El gobierno evalúa desde entonces avanzar en la postergación o buscar una suerte de «ley de lemas» nacional, una unificación entre las PASO y las generales en las que los más votados de una lista arrastren los votos de los candidatos de las demás listas de la misma fuerza. En las últimas horas sumó una nueva posibilidad: convertir las Primarias en opcionales. Cualquiera de las versiones generará conflicto.