La oferta online y el débito salvan las compras de uso diario

El débito como modalidad de pago, creció del 1% al 7%, según la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) -que difundió ayer su informe anual. En 2018 hubo 25% más de ventas (interanual), de productos de uso cotidiano, y son más los argentinos que compraron online al menos una vez por mes.

Según el informe elaborado por la consultora Kantar TNS para CACE, el e-commerce tampoco escapa a la crisis económica. Los productos y servicios, de rubros recreativos, retrocedieron.

Varios ítems de uso diario o vinculados a necesidades cotidianas pegaron un salto respecto de 2017. Como las compras de alimentos, bebidas y artículos de limpieza, que crecieron un 63% en facturación respecto del año anterior. Gustavo Sambucetti, director institucional de la CACE, explicó que “hay más gente que hace su compra programada de supermercado online”.

También más argentinos adquirieron productos infantiles por la web, en vez de ir en a los locales físicos. “Quizás fueron a mirar los precios y productos a un negocio, o a varios, y consultaron en la web, pero terminaron decidiendo comprar online”, explicó Sambucetti. El alza en ese rubro es notable, 82%, e incluye ítems como ropa para los chicos, accesorios de bebés y juguetes.

Se destacaron además las compras de cosmética y perfumería, que se incrementaron 72%. Parte de este aumento se vincula a un pequeño boom de estos productos entre los jóvenes. Porque mientras sigue siendo estable la muy clásica división en las compras de los hombres y de las mujeres (ellos, tecnología, herramientas, accesorios de autos e indumentaria deportiva; ellas entradas a shows, ropa e ítems del cuidado personal), los millennials pasaron de apuntar al rubro textil y los cursos online, a telefonía, cosmética y cuidado personal.

Otro rubro con fuerte avance fue el demateriales y herramientas de construcción: su lugar en el total de ventas online es chico (1%), pero el gasto creció interanualmente casi un 70%. No se trata de empresas constructoras que compran a granel, sino de particulares”, afirman en la CACE.

“No sólo hay más compradores online. También son muchos más los que ofrecen estos productos en la web”, explicó Sambucetti.

Claro que los rubros que condensan el 50% de las compras online siguen siendo turismo, electrónica, muebles y decoración. Pero en esos rubros las subas no fueron tan grandes, en sintonía con la caída del consumo masivo en 2018, del 1,8% según la consultora Kantar Worldpanel.

Es que, si bien las ventas de las firmas nucleadas por la CACE crecieron 47%, ya que se gastaron $ 156.300 millones en 2017 y $ 229.760 millones en 2018, Sambucetti admitió: “Frente a la inflación, quedamos empatados”.

Según el informe, hubo 79 millones pedidos, 32% más que el año anterior. Y se buscaron y concretaron más compras por el celular que en 2017.

Los que compran al menos una vez por mes pasaron de ser el 42% en 2016 al 49% en 2018. En la misma proporción bajaron los e-shoppers “ocasionales”, que compran cada seis meses.

Para Valeria Forwe, senior consultant de Kantar TNS, hay una “mayor madurez” en el e-commerce argentino: “Antes le preguntábamos a la gente por las desventajas en la compra online y reportaban siempre dos problemas. Ahora, sólo mencionan uno”. Destacó que “la poca seguridad en los pagos y en el manejo de los datos fue mencionado por menos compradores: bajó del 15% al 9% interanual”.

Pero en el país no todo es online. El reporte indica que los pagos con tarjetas de crédito bajaron del 92% al 78%. Y que, además de ganar terreno las de débito, los pagos en efectivo subieron en un año del 7 al 11%. Es que la mayoría (54%) decide finalizar este proceso retirando “en punto de venta”. En la CACE interpretaron el dato: “Puede pesar un tema económico, pero mayormente es por manejar los tiempos para retirar el producto. Se busca una mayor comodidad”.

Clarín