La Ocde prevé desaceleración duradera global

La desaceleración de la economía global tendrá un efecto duradero si persiste la guerra comercial entre Estados Unidos y China, advirtió el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Ángel Gurría.

El año pasado, el sentimiento en el Foro Económico Mundial era que el mundo parecía estar volviendo a los tiempos de expansión observados antes de la crisis financiera de 2008. Ahora, el “boom” es alcanzado antes de realmente comenzar.

Para Gurría, la situación no es temporal, como se pensaba antes. “Creíamos que estábamos fuera de menor ritmo de actividad y en el camino de recuperar el nivel de antes de la crisis. Pero ahora no vamos a hacer eso por lo menos durante los próximos dos años “, afirmó. “Si las tensiones comerciales aumentan, el impacto evidentemente será mayor”.

La OCDE aleja el riesgo de recesión, pero observa que la desaceleración ya es un gran problema. “Estábamos en una recuperación que fue atrapada por las tensiones comerciales. La desaceleración de la economía global está directamente relacionada con ello. Nuestra proyección redujo el 0,5 punto porcentual del PIB mundial, lo que es enorme, sólo a causa de las tensiones comerciales “.

En lugar de que la economía mundial crezca un 4%, la proyección ahora es del 3,5% para 2019 y 2020. “Cuando los dos mayores socios comerciales del mundo tienen un conflicto, el problema es que genera mucha incertidumbre. Las inversiones son para producir, y se produce para vender. Pero cuando no se sabe si va a vender ya qué precio va a vender, entonces no tiene inversiones. Y las empresas deciden esperar “, agregó. De 2010 a 2019, la economía global tendrá un crecimiento medio del 3,8%, muy por debajo del 4,4% entre 2000 y 2007, según evaluaciones convergentes de diferentes fuentes.

Además de las tensiones comerciales, el escenario se vuelve pesado con el apretón monetario en las principales economías.

Pero Gurría evalúa que los bancos centrales ya “están reaccionando a la realidad”. Observa que la Reserva Federal  va a hacer sólo dos aumentos de la tasa, en lugar de tres, este año.

“Los BCs son héroes. Sin la reacción de los BC, podríamos tener un problema mucho más serio “, afirmó. Los datos de la economía de China contribuyeron a la sensación de que la economía global se está volviendo menos “cilindros”, como dicen algunos analistas. El crecimiento chino en 2018 fue del 6,6%, cayendo a la tasa más baja en casi tres décadas. “Sabíamos que China crecería menos”, dice Gurría.

“Hemos proyectado una expansión del 6,2% para este año y del 6,0% para 2020. China no podía seguir expandiéndose el 10% cada año”, agregó. Para el secretario general de la OCDE, lo importante es la sostenibilidad del crecimiento chino.

“Es mejor una expansión sostenible del 6%, que ver la segunda mayor economía del mundo llegar al 8%, luego caer al 4%, volver a subir y [seguir] por ahí”. Gurría estima que la desaceleración china no es grave. “Si el país mantiene entre el 6% y el 6,5% al ​​año es buena noticia para todo el mundo y para América Latina, que venden muchos productos básicos para los chinos.

También el comisario europeo para Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, descartó por el momento riesgo de recesión global, pero dejó claro que hay que reaccionar ante el escenario actual. “El crecimiento sigue siendo sólido a escala global, pero hay nubes en el horizonte, riesgos que se acumulan y hay que reparar el tejado para que nuestro piso no sea inundado”, dijo a Valor. Europa todavía siente los efectos de la crisis financiera que comenzó en 2008 y que dejó “polarización, reaccionarismo y desigualdad”, en la evaluación del primer ministro socialista de España, Pedro Sanchez, hablando en Davos.