La moto eléctrica más exclusiva del mundo

Cada vez son más las marcas de motos que se inclinan por lanzar al mercado algunas de las versiones híbridas o cien por cien eléctricas de sus modelos. Ahora la nueva Arc Vector se presenta a la vanguardia de estos últimos vehículos con el resultado de una moto totalmente futurista.

Esta moto combina velocidad con diferentes sistemas de alta tecnología, que junto con un diseño de lo más disruptivo, que la convierte en una moto de las más exclusivas del mercado.

Esta startup nacía en Coventry, Inglaterra, donde fundaba su sede White Space de Jaguar Land Rover, un laboratorio que se dedica a tareas de innovación y que venía siendo dirigido por Mark Truman, el ingeniero de Jaguar y fundador de ARC. Allí han descrito a esta creación como la “primera moto eléctrica con interfaz hombre-máquina”.

Si bien en un primer momento este proyecto aparecía como otros tantos que hemos visto en los últimos tiempos, finalmente el equipo de Arc le ha dado una vuelta para convertirlo en un prototipo realmente comercializable, aunque en sus propias palabras, enfocada a un selecto mercado de millonarios que valoren un diseño único y vanguardista.

Y es que esta joya que no veremos a menudo surcar las carreteras sale al mercado en una edición limitada de la que se producirán tan solo 399 unidades y a un nada desdeñable precio de 100.000 euros. No llega al de la Harley-Davidson Bucherer Blue Edition, pero su precio la convierte en la motocicleta eléctrica más cara del mundo.

Diseño y características técnicas

El prototipo de Arc Vector se presenta como la moto eléctrica más segura y limpia de las carreteras. Con una estructura de fibra de carbono y composite, se han empleado en ella materiales con componentes pura sangre en una arquitectura totalmente innovadora.

La batería va alojada en el interior de un módulo monocasco, con lo que se logra un peso ligero que de algún modo ayuda a compensar de modo eficiente el lastre que habitualmente supone la propia batería.

Tanto el basculante trasero como el sistema de basculantes delantero aparecen también en fibra de carbono, con suspensiones personalizadas Öhlins, llantas BTS y frenos Brembo. Estos componentes en todo su conjunto no superan los 220 kilos de peso, lo que le supone a la Arc Vector ser unos 60 kilos más ligera que el resto de vehículos de corte similar, a la vez que la dota del mejor ratio peso-potencia de entre todas las motocicletas eléctricas de su categoría.

Uno de los detalles más interesantes de esta moto es su autonomía. Partiendo de la base de que se trata de un producto cien por cien ecológico uno podría pensar en una autonomía limitada, pero para nada es así. A diferencia de la mayoría de este tipo de artículos, se trata de un vehículo que se presume ideal para hacer escapadas lejos de la ciudad, puesto que su autonomía es de hasta 430 kilómetros con un tiempo de carga de 40 minutos. En cuanto a su velocidad, puede llegar a alcanzar los 200 km/h y tiene una aceleración de 0 a 100 en 3,2 segundos.

El desarrollo de la batería se ha realizado con tecnología Samsung con el objetivo de que sea flexible, modular y que no produzca residuos. Consigue un voltaje de 399 voltios y su sistema de propulsión eléctrico puede producir sobre el asfalto hasta 133 caballos de potencia.

Esta espectacular Arc Vector permite diferentes modos de conducción, además de varios ambientes seleccionables. Incluye el sistema de control de tracción y transmisión de engranaje simple sin embrague.

Aquellos afortunados que puedan desembolsar esa cantidad necesaria de dinero para comprar una Arc Vector, junto con ella tendrán a su alcance la posibilidad de adquirir el equipamiento necesario para montarla, ya que entre otras cosas viene acompañada de casco y una chaqueta Arc Origin.

Su casco es un Zenith inteligente con sistema HUD (Head-up Display), o lo que es lo mismo, basado en la proyección de datos sobre la propia visera al estilo de los cascos de pilotos de combate. Sus controles se pueden utilizar a través de un medio de control en la moto o de forma inalámbrica por voz. Un avanzado sistema tecnológico permite ver las imágenes de la cámara trasera integrada en el casco y se activa automáticamente cuando detecta un punto ciego

El Blog de Lujo