La Mesa de Enlace criticó las nuevas medidas de control a la exportación de carne

La Mesa de Enlace criticó las nuevas medidas de control a la exportación de carne

Control. La Mesa de Enlace criticó una medida con la que, entre otras cosas, el Gobierno busca verificar el cumplimiento de un acuerdo

En medio de la avanzada del Gobierno con medidas para un mayor control sobre las exportaciones de carne, la Mesa de Enlace hará consultas entre sus productores de base para que decidan qué acciones de rechazo debe tomar la agrupación en la que confluyen la Sociedad Rural Argentina (SRA), Coninagro, la Federación Agraria y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

La Declaración Jurada de Operaciones de Exportación de Carne (DJEC)

Ayer, en una resolución conjunta, el Ministerio de Agricultura de la Nación y el Ministerio de Desarrollo Productivo dispusieron que las ventas al exterior de carne “estarán sujetas a la registración previa de una Declaración Jurada de Operaciones de Exportación de Carne (DJEC)”. El Gobierno apunta a controlar la subfacturación en las ventas externas y verificar el cumplimiento de acuerdos de precios y abastecimiento con injerencia en ese esquema de la Secretaría de Comercio.

La DJEC será para carne fresca, refrigerada o congelada de las especies bovina, porcina, ovina, caprina, equina y aviar. La declaración deberá contemplar, entre otros, los siguientes requisitos: período de embarque de la mercadería, datos identificatorios del exportador, tipo de mercadería (deberá aclararse partida arancelaria, certificación sanitaria, categoría de animal), tipo de carga, esto es enfriada o congelada, volumen de venta en toneladas, precio FOB oficial y fecha de cierre de venta.

Volver a los Registros de Operaciones de Exportación (ROE)

Para el campo, esa DJEC es como volver a los Registros de Operaciones de Exportación (ROE), que se aplicaron durante el gobierno de Cristina Kirchner para trabar con permisos las ventas al exterior. Por ello la Mesa de Enlace, que en febrero pasado se reunió con el presidente Alberto Fernández cuando amenazó con más retenciones y cupos a las exportaciones, abrirá una ronda de consultas con los productores para saber qué quieren hacer frente a esta medida.

“Nos dijeron [en la última reunión con Fernández] que no iba a haber medidas restrictivas que atenten contra el desarrollo y el crecimiento productivo agropecuario y que se nos iba a consultar primero sobre cualquier medida que se quiera implementar”, señaló Jorge Chemes, presidente de CRA. “El diálogo con el Gobierno no funcionó. Nos está empujando a tomar medidas de fuerza, de protesta. Ahora entramos en una fase de consultar a nuestras bases para ver cómo continuamos. Hay que tener en cuenta que es un momento muy especial por la pandemia y por la situación de la Argentina. No está en nuestra esencia perjudicar a la sociedad, pero tampoco queremos que nos perjudiquen a nosotros”, añadió.

En un comunicado, la Mesa de Enlace dijo:

“Esta situación nos pone en estado de alerta y abre un tiempo de consulta con nuestras bases porque rompe con la promesa de diálogo que hicieron las autoridades y demuestra un altísimo desinterés en los productores y en el sector, que tantas divisas aporta a las arcas del Estado, al tiempo que provee de alimentos a los argentinos”.

Antes de esta medida, la Mesa de Enlace había solicitado una reunión con los ministros Martín Guzmán (Economía), Luis Basterra (Agricultura) y Matías Kulfas (Desarrollo Productivo) para plantear su preocupación en torno a las versiones que circulaban. Sin embargo, hasta el momento los dirigentes no fueron convocados.

Además del registro para la carne vacuna, el Gobierno impuso anteayer nuevos requisitos para aquellos exportadores de granos, carnes y lácteos que quieran anotarse o permanecer en el Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA), un registro clave para exportar. Entre las nuevas exigencias se encuentran la de presentar un plan de trabajo con previsiones de exportaciones y brindar detalles de movimientos bancarios.

Para Daniel Pelegrina, presidente de la Rural, la medida sobre el registro para exportar carne es “una pésima señal, nefasta por donde se la mire”.

“Resucita un mecanismo que se utilizó en el pasado para restringir las exportaciones y castigar a los productores con desastrosas consecuencias para el comercio, la producción y la reputación de la Argentina como proveedor confiable en los mercados internacionales”, afirmó el dirigente.

En tanto, Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro, se expresó sobre la medida a través de la red Twitter. “El intervencionismo erosiona la confianza. Medidas como estas irritan por su burocracia y discrecionalidad política. Ya hemos probado que los productores no generan inflación; para corregir la distorsión de precios, el control debe aplicarse a toda la cadena”, señaló.

Por su parte, Marcelo Rossi, exdirector nacional de Control Comercial Agropecuario, desplazado de Agricultura en febrero pasado, consideró que el registro significa un retroceso para la actividad agropecuaria. “Es volver al pasado. Le cambiaron el nombre; antes se llamaba ROE. Esto complica al que invierte, exporta”, indicó.

Fuente: La Nación