La industria de chips de EEUU alerta a Trump del impacto del bloqueo a Huawei


La decisión de la Administración de Donald Trump de restringir el acceso de Huawei y otras empresas chinas a semiconductores con tecnología estadounidense podría poner fin al liderazgo de EE UU en esta industria. Así lo han advertido la Asociación de Industria de Semiconductores (SIA, por sus siglas en inglés) y la consultora Boston Consulting Group.

La primera ha enviado, junto a ocho asociaciones más, una carta a Wilbur Ross, secretario de Estado de Comercio de EE UU, avisándole del impacto que podría tener para esta industria cualquier cambio en los criterios de exportación aplicados a los fabricantes de semiconductores de EE UU, y le insta a que someta a consulta pública cualquier decisión antes de hacerla efectiva.

“Es algo fundamental para garantizar que cualquier regla que se diseñe para lograr la seguridad nacional no tenga consecuencias adversas no intencionadas en la industria estadounidense”. “Los cambios bruscos en las regulaciones crearán incertidumbre para toda la industria tecnológica, pues los semiconductores son la base de la electrónica moderna, de las TI, de la nube, de la industria de defensa. Y desempeñan un papel crítico en muchos sectores, como el de la salud, ahora golpeado por el Covid”, añade la carta.

El informe de Boston Consulting Group resalta igualmente la importancia que tiene este sector para la competitividad económica global de EE UU y asegura que las restricciones a Huawei y otras empresas chinas están generando ya importantes vientos en contra de las compañías de chips estadounidenses.

Según la consultora, los fabricantes chinos de dispositivos representaron alrededor del 23% de la demanda mundial de semiconductores en 2018, y la cifra no ha hecho más que crecer, dado el peso que han ido ganando las empresas asiáticas en electrónica de consumo. El informe precisa que las principales empresas de semiconductores de EE UU advirtieron de una caída de ingresos de entre el 4% y el 9% tras restringirse la venta de ciertos productos tecnológicos a Huawei en mayo de 2019.

La consultora avisa de que un escenario de mayores restricciones a compañías chinas podría llevar a Corea del Sur a liderar el mercado de los semiconductores en pocos años, y a China en el largo plazo. “Las empresas estadounidenses de semiconductores perderían el círculo virtuoso del que hoy gozan”. “Su participación en el mercado mundial, donde controlan entre el 45% y el 50% del negocio, les permite hoy tener la escala necesaria para financiar inversiones enormes en I+D y avanzar en tecnología para posicionarse por delante de sus rivales globales; pero si se imponen las restricciones apuntadas a las exportaciones, las firmas de EE UU entrarían en una espiral descendente de competitividad”, dicen.

Boston Consulting plantea dos escenarios. En el más benigno, donde EE UU mantendría las restricciones ya vigentes, las compañías de EE UU podrían perder 8 puntos porcentuales de participación global y el 16% de sus ingresos en los próximos tres a cinco años. Pero, si prohíbe completamente que sus empresas de semiconductores vendan a clientes chinos, podrían perder 18 puntos y el 37% de sus ingresos en el mismo plazo. A lo que se sumaría una pérdida de entre 15.000 y 40.000 empleos directos y cualificados.


Fuente: Cinco Días