La fuerte protesta en Formosa agregó un punto inesperado a un temario dominado por la Justicia y las vacunas

La fuerte protesta en Formosa agregó un punto inesperado a  un temario dominado por la Justicia y las vacunas

La política volvió a mostrar que se mueve a ritmo de vértigo. El vacunagate que estalló hace quince días sigue sumando historias en distintas provincias. La ofensiva del Gobierno sobre la Justicia agregó otra semana intensa: el discurso de Alberto Fernández en el Congreso y la exposición de Cristina Fernández de Kirchner ante Casación. Y las últimas horas añadieron la tensión generada por las protestas y la represión en Formosa, algo impensado bajo la extensa gestión de Gildo Insfrán.

Formosa venía dando muestras de agotamiento y rechazo a las duras normas de aislamiento social impuestas por el gobernador frente al coronavirus. Hasta ahora, se habían producido algunas demostraciones públicas y sobre todo, denuncias sobre violaciones a las libertades individuales e imposiciones desmedidas en las cuarentenas.

Las imágenes más recordadas remitían a las semanas y meses de espera en las rutas de personas impedidas de ingresar a la provincia. En las últimas semanas, algunos legisladores de la oposición lograron ingresar y hasta encabezaron algunas manifestaciones, sobre todo en Clorinda. Y también después de varios trámites y reclamos judiciales, algunos periodistas pudieron pasar las fronteras.

Los últimos episodios obligaron otra vez al Gobierno nacional a fijar posición. El oficialismo buscó cuidar al gobernador, de peso personal en el PJ y de sólida relación con el Presidente y con CFK.

En ese contexto, el Gobierno se pronunció a través de un comunicado de la secretaría de Derechos Humanos. Allí, se atribuyó la responsabilidad por la represión a la policía y no a las autoridades políticas de la provincia. Y se denunció una “campaña” mediática y opositora contra Insfrán.

Hasta ese momento, la agenda política venía marcada por la cuestión judicial. Ayer mismo, el Presidente respaldó todo lo dicho por CFK ante los jueces de la Cámara de Casación. Fue una audiencia virtual en la causa del dólar futuro, pero la ex presidente le dio un tono de discurso con duras cargas sobre jueces y fiscales, bajo la figura del lawfare.

Eso potenció la exposición hecha el lunes pasado por Alberto Fernández ante la Asamblea Legislativa, con especial énfasis en el objetivo de avanzar con varios proyectos, unos nuevos, como el impulso a un tribunal intermedio apenas por debajo de la Corte Suprema, y otros frenados en Diputados, como la reforma centrada en la Justicia federal.

El clima sigue siendo complicado, porque el oficialismo no logra sumar los apoyos necesarios en la Cámara baja. Y a eso se sumaron las versiones sobre la posibilidad del alejamiento de la ministra de Justicia, Marcela Losardo.