La escalada en la interna del PRO y la designación formal de Sturzenegger cierran una semana dominada por la economía

La escalada en la interna del PRO y la designación formal de Sturzenegger cierran una semana dominada por la economía

La designación de Federico Sturzenegger, que venía sufriendo postergaciones, se produjo finalmente casi en el cierre de una semana marcada por las turbulencias de los mercados. El otro dato político fuerte lo produjo la batalla en el PRO, que enfrenta sin vueltas a Mauricio Macri y Patricia Bullrich. De distinta manera, los dos hechos agregaron elementos que se proyectan sobre el Congreso, a la espera de proyectos que promete enviar el Ejecutivo.

Desde las cercanías de Macri y desde el círculo de Bullrich aseguraron que, a pesar de la escalada del conflicto interno, no se producirá una ruptura del PRO y tampoco se dividirán los bloques de legisladores nacionales. En cambio, la jugada del ex presidente cierra las puertas a una fusión con La Libertad Avanza. Es una señal a la ministra de Seguridad y, sobre todo, a Javier Milei.

La disputa llegó a su máximo nivel este jueves en la reunión de la Asamblea partidaria. Voceros de Bullrich aseguran que existía un compromiso para que ella misma o alguien de su sector fuera designado titular de ese cuerpo partidario. Fuentes cercanas a Macri ya habían adelantado que no reconocen la existencia de un acuerdo.

Macri, que a su vez es titular del PRO, impuso para presidir la Asamblea a Martín Yeza, diputado y ex intendente de Pinamar. La ministra y sus partidarios se retiraron del encuentro. Y luego de esa salida, el mensaje del partido fundado por Macri fue que no habrá fusión con el oficialismo.

De todos modos, el macrismo sostiene que apoyará las iniciativas del Gobierno que garanticen el “cambio”. Es una señal para el Congreso, porque el PRO actúa allí como principal aliado de LLA, a diferencia de los llamados espacios “dialoguistas”, que toman distancia en algunos temas.

Para el Gobierno, se trata de una cuestión concreta porque, según se viene anunciando, la asunción de Sturzenegger como ministro será acompañada por una “Ley de Hojarascas”, destinada a derogar decenas de regulaciones que traban la actividad económica.

La demora en la designación del ex titular del Banco Central fue vinculada a especulaciones sobre los equilibrios que demandaría la relación con Luis Caputo. El texto de su designación como ministro de Desregulación y Trasformación del Estado es amplio. Milei lo elogia en público, pero también respalda fuertemente al jefe de Economía.

El decreto de designación de Sturzenegger señala que tendrá la tarea de “asistir al Presidente de la Nación y al Jefe de Gabinete de Ministros, en orden a sus competencias, en todo lo concerniente a los cursos de acción para la implementación de la desregulación, reforma y modernización del Estado en miras a redimensionar y reducir el gasto público y aumentar la eficiencia y eficacia de los organismos que conforman la Administración Pública Nacional, la transformación de gestión, la simplificación del Estado, el diseño y ejecución de políticas relativas al empleo público”.

Agrega que entenderá en “la elaboración de políticas tendientes a aumentar la competitividad, eliminar cargas burocráticas, facilitar el funcionamiento de los mercados, impulsar el crédito, disminuir regulaciones y controles, aumentar la libertad económica y disminuir los costos del sector privado y productivo, en coordinación con las áreas competentes de la Administración Pública Nacional”.