La CVN actualizó los montos máximos para calificar a una empresa como pyme

Estos montos se determinan para establecer el acceso de este tipo de empresas al mercado de capitales.

La Comisión Nacional de Valores (CNV) actualizó hoy los valores máximos de ingresos totales anuales que determinan si una empresa puede ser considerada pequeña o mediana (Pymes). La decisión se tomó a partir de la resolución general 831/2020 publicada este martes en el Boletín Oficial. De este modo, la normativa contó con la firma de las autoridades de este órgano. Así, implementarán los nuevos valores establecidos.

Los montos máximos no se actualizaban desde mayo de 2019, y según lo dispuesto ahora, una empresa agropecuaria será considerada pyme cuando facture hasta $547.890.000 millones. Una sector industria y minería, hasta $1.739.590.000 millones. Y una de comercio, hasta $2.146.810.000 millones. Además, una compañía del sector servicios entrará en esta categoría si factura hasta $607.210.000 millones. En esta línea, una de la construcción, hasta $755.740.000 millones.

Según determinó la CNV, estos valores se determinan para establecer del acceso de este tipo de empresas al mercado de capitales. De esta manera, cuando una empresa tenga ventas por más de uno de los sectores, se considerará aquel sector de la actividad cuyo ingreso haya sido el mayor. La normativa entra en vigencia a partir de hoy y fija los nuevos valores para organizar la categorización como pyme de una firma.

El argumento de la normativa

Los considerandos de la norma explican que la Ley de Mercado de Capitales tiene entre sus objetivos promover el acceso al mercado de capitales a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes). Generar nuevos instrumentos de inversión y fomentar la canalización del ahorro hacia la financiación de proyectos productivos. Y el desarrollo de las economías regionales.

En este aspecto, la CNV puede establecer regímenes diferenciados de autorización de oferta pública. De acuerdo con las características objetivas o subjetivas de los emisores y/o de los destinatarios de los ofrecimientos. Se establecen el número limitado de éstos, el domicilio de constitución del emisor, los montos mínimos de las emisiones y/o de las colocaciones. La naturaleza, origen y/o especie de los valores negociables o cualquier otra particularidad que lo justifique razonablemente.Compartir en:     

Sergio Acha afirmó que cerraron 50.000 kioscos en la Argentina

El presidente de la Federación de Kiosqueros adelantó que la situación podría agravarse.

Una de las grandes preguntas es cuales serán los efectos económicos del coronavirus. Para conocer más en detalle la situación de los comercios, el ciclo “Minuto a minuto” dialogó ayer con Sergio Acha, titular de la Federación de Kiosqueros. Lo primero en lo que hizo hincapié fue que en Argentina cerraron 50.000 kioscos y adelantó que lo más probable es que muchos más bajen sus persianas.

En ese marco detalló que el 85% de la facturación cayó y en algunos casos, la misma disminuyó al 100%. Además señaló que los adultos mayores que poseen un kiosco no pueden abrirlo y por lo tanto, no perciben ese ingreso. En relación manifestó que desconocen cual es el curso que va a tomar la actividad. Luego el entrevistado apuntó contra el gobierno del expresidente, Mauricio Macri y aseguró que el mismo perjudicó el desarrollo comercial de los kioscos.

Siguiendo esa línea afirmó que los mismos se vieron seriamente afectados por el aumento de los gastos fijos y también por el incremento de los servicios e impuestos. En consecuencia remarcó que la actividad de este tipo de comercios ha sido “muy vapuleada”. Respecto a la situación actual precisó que el mayor ingreso que los kioscos perciben proviene de la venta de cigarrillos. Sin embargo debido a la cuarentena las fábricas se encuentran cerradas. En ese sentido subrayó que si las mismas continúan inactivas por mucho tiempo más, eso les ocasionará a los comerciantes serios problemas.

Acerca delas medidas que implementó el gobierno nacional, Acha resaltó que lo que ellos le piden a la gestión actual es que los tenga en consideración. Explicó que ellos quedaron afuera de la categoría más baja del monotributo y por lo tanto, no recibieron el beneficio económico correspondiente a la misma. Es así como precisó que los dueños de los kioscos no están recibiendo ningún tipo de ayuda.

Resaltó que ellos necesitan una línea de créditos, un refinanciamiento de la deuda, en síntesis un apoyo por parte de las autoridades. Es por eso, que recalcó que están abiertos a dialogar con el gobierno. Sostuvo que él entiende que la prioridad es la salud, pero aclaró que los comerciantes necesitan ser tenidos en cuenta. Para concluir lanzó una crítica contra los supermercados. Aseguró que éstos “absorbieron” la venta de todos los productos, ya que, hasta comercializan cigarrillos y nadie los controla.