La compra de dólar ahorro creció un 55% 4 en julio

La compra de dólar ahorro creció un 55% 4 en julio

La carrera alcista del blue y el cobro del aguinaldo impulsaron el mercado oficial

A juzgar por los últimos datos oficiales, se acabó una calma que duró pocos meses. La demanda de dólar ahorro, que se había pinchado naturalmente luego de que el Gobierno recortó el cupo para comprar divisas en más de un 98%, y a la vez lo encareció al aplicar el recargo del impuesto a las ganancias, comenzó a reactivarse en junio. Ese mes, según datos del Banco Central, 443.000 personas compraron divisas en el mercado oficial (45,7% más que en mayo) por US$76 millones (55,1% más).

No fue casual que el aumento de las compras se diera en junio, un mes en que la carrera alcista que empezaron a ensayar las variantes financieras del dólar (MEP y contado con liquidación) y el denominado dólar blue comenzó a acercar esas cotizaciones al valor del “solidario minorista”, hasta llegar a superarlas durante la última semana. Fue cuando llegó a registrarse, por caso, una diferencia de hasta $8 entre el valor del solidario y el del paralelo, cuando este tocó los $174, el pasado 25 de junio.

Con ese incentivo, y la promesa que trae consigo la compra del dólar “solidario” de recuperar al menos una parte de lo invertido el año que viene, cuando el Gobierno debe reintegrar lo aportado como anticipo del impuesto a las ganancias (el 35% del valor de la compra), no sorprende que en junio 443.000 personas hayan demandado “dólar ahorro”.

Ese número representa un 45,7% más en comparación con los 304.000 individuos que habían adquirido divisas para atesorar en mayo pasado y es la mayor cantidad de compradores individuales desde febrero último.

El dato surge del Balance Cambiario de junio, que publicó el viernes a la tarde el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

El informe deja a la vista el primer aumento en la demanda de divisas por parte de individuos desde agosto de 2020.

Los datos del mes que cerró el sábado pasado marcarían una consolidación de esta tendencia.

En especial, porque el precio del dólar que se opera en el mercado informal estuvo siempre por encima del que mostró el dólar oficial (conocido como “ahorro”), con una diferencia que llegó a estirarse por algunos días hasta los $17,50.

La cantidad vendida a nivel minorista no es importante dados los cupos que aplica el Gobierno y las distintas trabas impuestas para poder comprarlo: a saber, rige un cupo de 200 dólares (o su equivalente en otra moneda extranjera) por mes por persona, y hay que sumarle al precio el 30% del llamado impuesto PAIS y el mencionado 35% como anticipo de Ganancias.

Pero además el Banco Central aplica una serie de requisitos para poder acceder a los dólares, como por ejemplo no ser empleado de una empresa que haya recibido aportes del Estado para pagar los salarios (los llamados ATP).

De allí que el volumen comprado por ahorristas en junio llegó a los US$76 millones en el caso de las “personas humanas”, en términos netos (esto es, descontado ya el monto de las ventas de particulares en el mercado), lo que implica un incremento del 55,1% respecto del mes anterior (cuando ya había un repunte, aunque mucho más tenue, del 6,5% respecto de abril).

Las razones “Las compras brutas de billetes totalizaron US$82 millones, 46% más que el mes anterior, lo cual podría explicarse en parte por la mayor disponibilidad de fondos por el cobro del sueldo anual complementario de mitad de año”, dice el informe oficial.

A eso se restan ventas por US$6 millones.

En los bancos también vinculan el aumento de la demanda con las compras para asistir a viajantes varados en el exterior o cubrir gastos realizados con tarjetas ampliados por tener que extender su estadías.

“Hay gente que usa su cupo para otros afectados por esa situación”, explican en las entidades.

En la comparación interanual, la cantidad de compradores muestra una caída del 86,5%, aunque cabe recordar que en junio de 2020 no se había dispuesto aún la retención del 35% de Ganancias ni se había incorporado al cupo de 200 dólares permitido por mes los gastos en divisas registrados con tarjetas de crédito y débito, por ejemplo.

Eso se aplicó desde mediados de septiembre de 2020 e hizo que la demanda minorista, que había llegado a sumar 4 millones de compradores en agosto, se redujera a 1,1 millones desde octubre y siguiera cayendo hasta tocar un piso de apenas 304.000 compradores el último mes de mayo.

El balance cambiario de junio también muestra un importante aumento de los pagos por importaciones: sumaron US$5880 millones, un 148% más que en el mismo mes de 2020. El 66% de los pagos de importaciones de bienes correspondieron a los sectores de la industria automotriz; química, caucho y plástico; energía; oleaginosos y cerealeros, y comercio, según el informe del Banco Central.

Fuente: La Nación