La calma del dólar paralelo es “transitoria”, esperan se amplíe la brecha oficial-blue

“Durante la primer semana post electoral, bonos soberanos finalizaron con retrocesos de hasta 6%. Las principales acciones argentinas cayeron en Wall Street durante la semana, y el tipo de cambio CCL se mantuvo volátil aunque finalizando la semana con leves variaciones. Similar situación para el tipo de cambio oficial , ya con las nuevas restricciones del BCRA en vigencia”, resume Lucas Longo Analista de research de Balanz.

Con este escenario, en concreto, el dólar blue descendió en la semana $ 8 al quedar en $ 67,50, y el Contado Con Liquidación (CCL) disminuyó 1,3%, y cerró ayer en $ 80, con lo cual la brecha alcanza a 33,8%.

Según los analistas, ese comportamiento se debió a que la semana previa a los comicios hubo una fuerte demanda y esta semana muchos vendieron. “Lo que sucedió es que llegado el fin de mes muchas personas y empresas debieron vender esos dólares para financiar gastos propios”, explicó Juan Pablo Di Iorio, de ACM. Para el financista Christian Buteler “lo que influyó fue el exceso de compra de la semana anterior”.

Para los analistas, la calma del paralelo es “transitoria” y la tendencia “es alcista” por lo que la brecha con el oficial “se ampliará”.

Guido Lorenzo consideró que “el verdadero test poscepo será la próxima semana cuando la gente cobre el sueldo y fundamentalmente diciembre cuando perciba el aguinaldo”. Matías Rajnerman, de Ecolatina, acordó: “la brecha tuvo un veranito”, pero “se va volver a acelerar”.

El Comité de Política Monetaria fijó el piso de la tasa de la Leliq para noviembre en de 63%, una contracción de 5 puntos respecto al de octubre. Y los bancos en los últimos días redujeron las tasas que ofrecen por los plazos fijos en pesos. Buteler advirtió que la baja de tasa “puede ahuyentar a inversores de colocaciones en pesos para ir al dólar”.

Para Mauro Mazza, de Bull Market Brokers, “la baja de la tasa está generando una fuerte descapitalización de los depositantes, esto lentamente los hará migrar. La brecha probablemente llegue al 50% para mitad de mes, y hacia finales de noviembre y principio de diciembre tenga el clímax pudiendo llegar al 70% para la asunción de Fernández”.

Diego De Marchi, de Balanz, señaló que “la brecha se ampliará en forma progresiva” por “el combo de más restricciones como las vinculadas a operatoria con las tarjetas de crédito en el exterior y la baja de tasas –de referencia– da la sensación que pronto se irá a tasa real negativa, con lo cual la gente seguirá huyendo del peso y migrando al dólar”.

Con información de Perfil y Balanz