PPP: Giro al financiamiento

El fondo de infraestructura para las provincias argentinas (FIPA) hoy cuenta con u$s200 millones provenientes de la CAF para garantizar los títulos emitidos por el fideicomiso estatal emisor del bono. De esta manera, los fondos de la CAF funcionan como garantía del papel y así permiten que la tasa a la que se endeude el gobierno por esta vía sea más conveniente.

Desde Finanzas indicaron que el dinero proveniente de bancos multilaterales, no se utiliza directamente en las obras, sino que lo usaron para crear “un sistema de garantía de pago” en caso de que una obra quede inconclusa o el Estado no pueda hacer frente a esa obligación, lo cual “permite bajar el costo del financiamiento que cobra el privado” a la hora de encarar una obra.

Para los proyectos de PPP ya se usaron u$s500 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y u$s450 millones del Banco Mundial (BM), para los primeros proyectos con esa modalidad, cuyos sobres se abrieron el martes, en la licitación de seis corredores viales para construir y mejorar rutas y autopistas.

Respecto a este punto, el presidente de la banca de inversión Puente, Federico Tomasevich, planteó que los bancos locales financiarán el “working capital” de las obras que se llevarán adelante con la modalidad de PPP; para el largo plazo, los fondos cerrados de inversión y organismos multilaterales, que a su vez darán las garantías. Por último “las líneas intermedias las darán los bancos internacionales asociándose en consorcios”, pronosticó Tomasevich.