La brecha entre Blue y el Oficial hizo renacer el puré

La brecha entre Blue y el Oficial hizo renacer el puré

Las brechas de los distintos tipos de cambio -por encima del 90% la semana pasada- ya son el escenario para que renazca una antigua maniobra que permite ganar dinero con el dólar. Se trata del puré y se hace en dos pasos.

Primero, se compran los US$200 mensuales al precio oficial (a unos $91,08, con el impuesto PAIS, según datos oficiales del viernes). Luego, se los vende en el mercado paralelo o blue, que a precios actuales puede llegar a comprar a unos $131 o unos $133, según el caso. El resultado es una ganancia de hasta $8400, solo por la diferencia de cotizaciones. Esta operación no es legal.

Quienes operan el tipo de cambio paralelo dan certeza de lo que está sucediendo. “Muchos vendiendo para hacerse unos pesos”, confirman. La maniobra persiste aunque no haya demasiada gente en la calle por la cuarentena total: los “arbolitos” siguen actuando vía delivery con algún taxi o alguna moto.

En este momento, la diferencia de cotizaciones la vuelve atractiva a pesar de las dificultades del aislamiento. Mientras el oficial sube por “goteo”, de a unos pocos centavos diarios en el mercado mayorista, la semana pasada el dólar blue pegó un salto de $16 y llegó a los $138, “apurado” por las mayores restricciones en otros mercados -el oficial y el bursátil, más cercados por el cepo- y la incertidumbre económica por la deuda que dispara un deseo de dolarizarse.

En los últimos días, desde que el Banco Central profundizó la segmentación del cepo y determinó que quienes hayan accedido a los US$200 mensuales en el mercado oficial deben esperar 30 días para poder hacer operaciones cambiarias en la bolsa (es decir, con MEP y contado “con liqui” o CCL), quienes se quedaron con pesos extra en la mano -y sin opciones atractivas de inversión en moneda local- recurrieron al paralelo ilegal para cuidar sus ahorros.

El “puré” persiste, pero otras maniobras para obtener ganancias de la diferencia de tipos de cambio ya fueron reguladas. El “rulo” -una maniobra legal- consistía en comprar bonos en dólares a precio oficial y venderlos en el MEP o dólar “bolsa”, que tiene una cotización más alta. La obligación de cumplir con un “parking”, dejar “estacionados” los títulos durante cinco días antes de poder venderlos, un requisito que la volvió menos atractiva por la volatilidad de precios que puede haber en ese período, limitó la operatoria.

La historia del puré

El puré una maniobra ya conocida, que tuvo su época de esplendor en el cepo de 2011-2015. Se dice que “puré” es un término que nació en la crisis de 2001 por la mezcla de operaciones que se hacían en la City. En definitiva, es la acción de comprar dólares en el mercado oficial y venderlos en el informal -paga más por el mismo bien- para hacer una diferencia en pesos.

A finales del cepo cambiario del kirchnerismo, la diferencia de precio entre el dólar oficial y el dólar blue llegó a ser de un 66%. Cuán “grande” es el negocio dependerá del spread que se genere entre ambos tipos de cambio. Se trata de una operación usual, pero es ilegal.

En octubre del año pasado, cuando el cepo estaba más “relajado” y todavía se podían comprar US$10.000 en vez de US$200, la operatoria hizo caer el precio del blue por la cantidad de oferta. En ese momento, se podían “sacar” hasta $70.000 de una operación de este tipo.

Fuente: La Nación