La actividad cayó 2,6% en 2018, la peor baja en 9 años.

Ayer, el Indec publicó su tradicional Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que muestra una contracción en diciembre del 7% interanual, desacelerando la caída del mes anterior. Además, en la medición desestacionalizada, el indicador avanzó un 0,7% con respecto a noviembre.

Entre las principales caídas de diciembre se destacaron Comercio Mayorista, minorista y reparaciones (-15,7%), seguido por Industria Manufacturera (-14,2%) y Construcción (-12,7%), que completaron el podio.

El otro sector que anotó una caída superior a la del nivel general fue el de Impuestos netos de subsidios (-8,2%). Por debajo se ubicaron Electricidad, gas y agua (-6,8%), Pesca (-4,8%), Transporte y comunicaciones (-4,1%), Hoteles y restaurantes (-3,5%), Intermediación financiera (-3,4%), Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (-2,1%), Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (-1,9%), Explotación de minas y canteras (-1,8%) y Administración pública y defensa (-0,9%).

Entre las subas se destacaron Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (+4,7%), Enseñanza (+1%) y Servicios sociales y de salud (+0,4%).

En 2018 se perdieron 191.300 empleos registrados

En diciembre se contabilizaron en el conjunto de la economía 191.300 empleos menos que un año antes, según datos del Sistema Integrado de Previsión Argentino (SIPA). La mayor parte de las posiciones afectadas por el desplome del mercado interno, la inversión privada y el ajuste del gasto público provienen de los asalariados del sector privado, donde se destruyeron 130.800 puestos. Así marcaron el mayor retroceso laboral desde 2002. Tres sectores explicaron ese desempeño: la industria, el comercio y la construcción. Los datos negativos alcanzan a 22 de las 24 provincias. El Ministerio de Producción y Trabajo estimó que la pérdida de empleo fue acompañada por una contracción de 10,1 por ciento en la capacidad de compra de los salarios durante 2018.