Kon, CEO de Galicia: “La demanda de créditos es débil y ponemos mucho foco en la cobranza”

Hoy la misión de los bancos es estar líquidos en pesos y en dólares, para atender la demanda de los clientes y no generarles preocupación en este contexto tan complejo del país. Ésta, entre tantas otras, es una de las medidas que están tomando las entidades financieras para resguardarse. Para brindar un panorama, Fabián Kon, CEO de Banco Galicia, dialogó con BANK MAGAZINE.

Kon, CEO de Galicia: “La demanda de créditos es débil y ponemos mucho foco en la cobranza”.

Por Mariano Jaimovich

-¿Qué análisis realiza del momento actual del país?
-Sin dudas, este año está siendo muy distinto al que pensamos cuando hicimos el presupuesto a fines de 2018. El 2019 está marcado por la política y hubo un cambio fundamental después de las PASO. Hasta ese momento la inflación venía bajando mes a mes y había algunos signos de recuperación económica, pero hoy vemos una economía estancada, donde muchas decisiones de consumo e inversión están siendo postergadas. En mi opinión, recién después de las elecciones va a haber más claridad y menos incertidumbre. Es fundamental que haya acuerdos políticos amplios que permitan recobrar la confianza y el crecimiento.

-¿Cómo se adaptan a la crisis económica?
-Post PASO, la prioridad es estar muy líquidos tanto en dólares como en pesos para poder satisfacer la demanda de nuestros clientes. A diferencia de otros momentos en la historia, los bancos estamos muy fuertes tanto desde un punto de vista de la liquidez como de solvencia. La demanda de créditos es débil y estamos poniendo también mucho foco en la cobranza. Por eso, seguimos con la transformación digital y con distintas iniciativas para ser el mejor banco en términos de experiencia de cliente.

-¿Qué comportamientos destacados están observando en los clientes en este momento de incertidumbre política y económica? 
-Desde el punto de vista de los depósitos, hubo un aumento en la salida de los mismos en dólares post PASO, pero afortunadamente viene bajando sistemáticamente esta tendencia gracias a cierta estabilidad en el tipo de cambio y a mejores señales políticas. La demanda de préstamos es baja, en parte por la incertidumbre de corto plazo pero también por el alto nivel de tasas de interés, que tiene que ver con la alta inflación y para evitar una mayor dolarización.

-¿Cómo observan las tasas y la liquidez del sistema? 
-Las tasas que pagamos por los plazos depósitos a plazo fijo son muy altas en términos nominales porque la inflación es alta y, consecuentemente, también es alto el rendimiento de las Leliq. Es fundamental que las tasas de los depósitos a plazo sean positivas en términos reales para que se desarrolle el ahorro en pesos. La liquidez es muy alta tanto en dólares como en pesos.

-¿Qué ocurre con la mora en aumento?
-La mora viene subiendo gradualmente desde hace un par de años, pero sigue estando en niveles bajos y muy manejables, en parte porque los préstamos respecto al PBI están en niveles muy bajos. Es importante monitorear la evolución del poder adquisitivo, es decir, cómo evolucionan salarios respecto a la inflación, ya que ésta es una de las principales variables que afectan la calidad de cartera.

-¿Cómo está el sector de los préstamos y de qué manera están seleccionando los otorgamientos para evitar incrementos en la mora?
-Hay poca originación de préstamos, fundamentalmente, estamos prestando en pesos y a corto plazo, producto de una demanda suave, con lo que en términos reales estamos viendo una disminución de los préstamos y el ratio de préstamos respecto al PBI, que va a terminar menor al de principios de año.

-¿Cuánto les subió la tasa de financiación?
-Las tasas son muy volátiles, la Badlar es una buena medida del costo promedio de los plazos fijos del sistema, y ésta creció alrededor de 10 puntos porcentuales en los últimos 30 días.

-¿De qué manera los están afectando los cambios normativos del Banco Central respecto a Leliq, encajes de dólares, entre otros?
-Los últimos cambios fueron básicamente el reperfilamiento de los títulos cortos emitidos por el Tesoro Nacional y las restricciones cambiarias.  Estos cambios, obviamente, generan preocupación en el mercado y en los clientes bancarios y complicaciones operativas en los bancos, pero el objetivo final es estabilizar el tipo de cambio con la misión de bajar la inflación.

-¿Cómo ven la situación del país sus inversores?
-Banco Galicia es un banco privado nacional con lo que nuestros accionistas controlantes viven en la Argentina. Sin embargo, porque el Grupo Financiero Galicia cotiza en el Nasdaq en New York, tenemos muchos accionistas extranjeros que están más expectantes por las definiciones políticas y por la sustentabilidad de la deuda soberana, que por la fortaleza del sistema financiero o de nuestra franquicia.-