Investigan a operadores por maniobras con un papel de la Bolsa

La CNV abrió una investigación sobre posibles irregularidades que habrían sucedido el día previo a que Central Puerto (CEPU) cotizara en Wall Street.
Según informe la agencia Bloomberg, el seguimiento recae sobre tres agentes del mercado que negociaron las acciones de la empresa, aunque según el diario Perfil de este sábado, habría un cuarto agente implicado. La Comisión Nacional de Valores investiga quién se benefició con la suba y vendió al máximo. Para el operador bursátil Gaspar Cetuné, “uno de los que ganó cuando pasó lo de CEPU fue socio de los colocadores de acciones, por lo que ya sabía lo que iba a pasar”.
La investigación se remonta al 1° de febrero, día en que CEPU cotizó por primera vez en el mercado estadounidense a US$ 16,50, es decir, por debajo del rango que se había estimado (de US$ 17,50 a 21,50). Esto implicó una fuerte caída en el Mercado de Valores de Buenos Aires y, por extensión, una pérdida para muchos inversores locales sel segmento minorista, que sufrieron onerosas pérdidas, por haber comprado a un precio alto papeles que se esperaba rindieran aun más, pero no fue así.
Dentro de este contexto y en aquel momento, el economista y gerente de Desarrollo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Claudio Zuchovicki, fue el primero en levantar una ola de rumores cuando se refirió vía Twitter, al uso de “información privilegiada”, por parte de accionistas mayoritarios en perjuicio de los minorista, “el minoritario merece respeto, sinó matan al verdadero protagonista”.
“Sería una muy buena señal que haya una investigación abierta, porque eso implicaría que la CNV está haciendo lo que debe hacer un ente regulador en cualquier parte del mundo: cuidar al inversor”, opinó el titular de FDI, Mariano Sardans.
Hay espacios con gran volumen de información y que funcionan como “grupos de autoayuda para inversores particulares”, en clara alusión a Twitter y Whatsapp; sin embargo en las mesas dudan de las intenciones de ciertos mensajes.  En el caso de CEPU, “un grupo de operadores, cercanos a los brokers que supongo están siendo investigados manijearon las acciones desde redes sociales, grupos de WhatsApp y servicios de research. Y un día antes de que cotizaran, empezaron a asustar y decir que no iba ser buena la salida”, resume Pablo Paolucci, analista de mercado.  “Estos grupos fogonean papeles y hay que estar muy atentos, es el caso de TGLT, cuando trascendió que la compró Caputo había recomendaciones por todos lados, pero en el balance anual perdió $352 millones  y este viernes bajó -8%”, concluyó otro operador.
Con información de Bloomberg, diario Perfil, y Redacción Bank