Invertir en real estate, una salida a la crisis

Cada vez son más los argentinos que deciden invertir en el exterior para generar ingresos extra o conservar su poder adquisitivo y hacer frente a los embates de la crisis económica actual. En ese contexto, las inversiones en real estate representan una excelente opción, ya que pueden realizarse con sumas modestas y con diferentes alternativas como pooles, crowdfunding y compras en pozo. Además, permiten una salida rápida a través de la venta de los inmuebles.

Por la solidez de su economía, Estados Unidos es el país más elegido para desarrollar estos negocios. Ya sea por su cercanía con grandes metrópolis como New York, por sus oportunidades laborales o por sus paisajes, entre las ciudades más codiciadas se encuentran Miami, Chicago, Atlanta, Virginia y una joya en desarrollo: Detroit.

Entre las ciudades más codiciadas se encuentran Miami, Chicago, Atlanta, Virginia y una joya en desarrollo: Detroit.

Famosa por su resiliencia y su capacidad de reconversión constante, la ciudad más grande del estado de Michigan, ofrece grandes oportunidades para el inversor.

“En ella, se pueden adquirir propiedades bajo el formato “llave en mano” para destinar a la renta por valores inferiores al promedio nacional y que brindan un retorno del 10%”, señala Marcelo Schamy, de IDG Homes Detroit, compañía que lleva 7 años al frente de este mercado, tras haber operado en Atlanta y Florida en el mismo modelo de negocio.

Esta ciudad, se encuentra en pleno desarrollo económico y laboral, potenciado por la asociación del gobierno con numerosas compañías para generar espacios verdes, infraestructura industrial sustentable y vecindarios vibrantes. Es que Detroit tomó un giro innovador y hoy ofrece innumerables servicios tecnológicos, que la han convertido en un próspero centro de innovación y con un gran espíritu empresarial. Por sus calles ya circulan vehículos autónomos, que prometen transformar la movilidad y ampliar aún más la oferta de empleo. En ese sentido, cada vez son más las compañías de diversos sectores (salud, defensa, industria aeroespacial, tecnología y logística) que se instalan en ella.

A partir de este proceso y de la saturación de algunos mercados, como es el caso de Miami, la oferta de Detroit empezó a diversificarse: además de viviendas, existe la posibilidad de invertir en complejos multifamiliares, edificios de oficinas, locales comerciales e incluso, terrenos. Schamy destaca que estas oportunidades “permiten predecir un excelente retorno, pero con un riesgo todavía más acotado, dado que las oficinas ya se encuentran en funcionamiento y con contratos de alquiler vigentes, por lo que no se debe depender de la llegada de un inquilino para empezar a percibir ganancias”. Además, “pueden realizarse en forma individual o en sociedad, por lo que están abiertas al ingreso de diferentes perfiles de inversores”, agrega.

Otra de las oportunidades para quienes ya poseen una propiedad en EE.UU., es obtener una hipoteca (cash out) sobre la misma y utilizar los fondos para realizar una operación simultánea, comprando una propiedad en otra ciudad, por ejemplo Detroit. “Así, con la misma inversión de capital, un inversor podría ser dueño de dos propiedades y garantizar el retorno a través de la renta de la segunda”, aconseja Schamy.