Inflación y política: los precios se instalan en los primeros renglones de la agenda del Gobierno

Inflación y política: los precios se instalan en los primeros renglones de la agenda del Gobierno

El fuerte registro inflacionario de diciembre y los cálculos sobre la proyección de enero terminaron de instalar la preocupación por los precios en los primeros renglones de la agenda política del Gobierno. Es un tema que también tiene correlato en la vida interna del oficialismo, marcada además por algunas tensiones en el Gabinete –la última, en Cancillería- y también reacomodamientos en la perspectiva del año electoral, como indica la pulseada reabierta en torno de la alternativa de suspender las PASO.

El Gobierno intentará dar señales para contener los precios, sobre todos en productos sensibles como los alimentos. En diciembre fue significativo el incremento de la canasta básica y hay inquietud por los datos parciales sobre lo que va de enero. En ese contexto, Alberto Fernández impulsa acuerdos con sectores clave para el consumo masivo.

En esa línea, voceros del Gobierno dejaron trascender que esta semana podría ser anunciado un entendimiento sobre la carne, uno de los rubros que registraron mayores aumentos en 2020 y en el inicio de este año. También se buscaría extender las tratativas con cadenas productivas y de comercialización sobre precios Cuidados y Máximos.

Del mismo modo, se mantienen medidas al menos en el mediano plazo en los servicios y se frenaron flexibilizaciones y aumentos como ocurrió con las empresas privadas de salud. En algunos casos, como este último, se aplican medidas que de un modo u otro representan subsidios.

El cuadro refleja además de medidas de coyuntura, una búsqueda de equilibrio hacia el interior del oficialismo. Las posiciones del kirchnerismo duro, y las expresiones de la propia Cristina Fernández de Kirchner, operan como una señal para el ministro Martín Guzmán, que ha reiterado la necesidad de ordenar las cuentas del Estado y está a cargo de las negociaciones con el FMI.

Alberto Fernández apuesta a anunciar algunos de los planes sobre precios esta semana, incluso antes de viajar a Chile. Antes de emprender ese viaje debió distender la relación con Felipe Solá, en un punto crítico luego de las tensiones generadas por contradicciones en los mensajes a la nueva administración de los Estados Unidos.

No son los únicos puntos del temario político. Esta semana podrían evaluarse las primeras reacciones del kirchnerismo duro frente al nuevo guiño presidencial al intento de suspender las elecciones primarias de agosto. Es un planteo compartido por gobernadores del PJ, algunos provinciales y un  par de opositores. Pero no parece claro que la cuestión esté resuelta puertas adentro del oficialismo. Los mensajes de La Cámpora y de la ex presidente han sido hasta ahora reservados, pero contrarios al proyecto.