Ignacio Noel, presidente de Morixe: “La acción tiene un upside de 10% en dólares”

Morixe apostó a Precios Cuidados desde 2018, pero en la actualidad sus precios se están retrasando frente a la competencia, con costos de materias primas, como el del trigo que subió 30%, en permanente suba. 

¿Qué esperan de ahora en más?

En principio, seguir cumpliendo con nuestro compromiso y a la espera de lo que suceda después del 20 de abril que es la fecha en la que se prevé hacer una evaluación del programa. En tal sentido, esperamos que nuestros productos reciban un ajuste que permitan rehacer la ecuación costo / precio.

Pero hay que tener en cuenta que nosotros tenemos una buena diversificación de productos, no solo harinas y venimos ganando mucho volumen, por lo que en definitiva una cosa compensa la otra.

¿Como los está afectando la actual crisis de la cadena de pagos?

En términos generales, en estos primeros días, del total de los cheques que teníamos al cobro, un 30% vino para atrás, lo cual era absolutamente esperable, pero esperamos que esto se vaya normalizando con el correr de las semanas.  En términos generales, no lo sufrimos demasiado y en buena medida eso se debió al incremento de las ventas, que fue del 100% frente a marzo del año pasado y  un 60% contra febrero de este año.

¿Como se distribuyen las ventas de harina de Morixe?

En lo que hace a las harinas, muchas de las ventas son a granel en bolsas de 50 kgs.  Hoy el 70% del consumo es precisamente en panaderías.

Pero de un tiempo a esta parte se está notando que parte de ese consumo migra a los hogares, que compran paquetes de un kilogramo. Anticipándonos a este fenómeno, el año pasado incorporamos nuevo equipamiento importado de Alemania que nos permitió triplicar la producción y es por eso que no tenemos problemas para abastecer a este segmento.

Por su parte, el denominado consumo “horeca”, es decir el de hoteles, restaurantes y catering” prácticamente ha desaparecido a partir de la cuarentena, pero en gran medida fue sustituido  por el consumo hogareño.

Lo interesante del caso es que más allá de los cambios de hábito, el consumo per cápita se mantiene estable.

¿Como cree que evolucionará el precio de la acción en el mediano plazo, una vez superada la pandemia?

Sin duda que soy optimista. En líneas generales, una compañía alimenticia de productos básicos tiene Price Earnings más elevados, debido a que la demanda es más estable, y eso ocurre en cualquier mercado del mundo. 

En nuestro caso, si se toma en cuenta las ventas de marzo, que rondaron los u$s6 millones y los anualizamos, estaríamos en torno de los 70 millones de dólares anuales. Como estamos en Argentina, le podemos aplicar un descuento del 50%, por lo que la compañía hoy tendría que valer unos 35 millones de dólares, Con ese número se podría inferir un upside del 10% en dólares de acá a un año. Pero el “timming” es lo más difícil de prever en los mercados.

Hay que tener en cuenta que hoy estamos en medio de un círculo virtuoso, pues la marca es mucho más conocida pues llega a las góndolas de supermercados y almacenes de todo el país. Tenemos 15.000 puntos de venta en Argentina y 20.000 en toda la región, en especial en Brasil.

Hoy nuestra red de distribución tiene escala por la variedad de productos que comercializamos, no solo harina, para incorporar otros nuevos y además tenemos plataforma y clientes para poder hacerlo

La diversificación aquí es clave, pues un molino harinero tiene un margen muy bajo pero mucho volumen. Entonces si se incorporan otros productos, aumenta el valor.

Para Morixe la harina fue el ladrillito de LEGO que le permitió hacer este edificio