Hoy es el Día de la Pizza del Bitcoin: ¿No hay que subestimar nunca la innovación?

Hoy es el Día de la Pizza del Bitcoin: ¿No hay que subestimar nunca la innovación?

El 22 de mayo de 2010, Hanyecz pagó 10.000 Bitcoins por dos pizzas, realizando la primera compra documentada de bienes físicos con Bitcoin.

Un programador llamado Laszlo Hanyecz realizó una transacción que estaba destinada a convertirse en legendaria en el mundo de las criptomonedas. De hecho, en aquel momento, el valor del Bitcoin era prácticamente nulo y 10.000 Bitcoins valían poco más de 40 dólares, lo que nos enseñó a no subestimar el poder del cambio en general.

Tras esa transacción, el Bitcoin comenzó a aumentar su popularidad y, en consecuencia, su valor. A lo largo de los años, su precio ha fluctuado drásticamente: de unos pocos céntimos de valor en 2010 a miles de dólares en la década siguiente.

El crecimiento ha ido acompañado de interés mediático, regulaciones y una continua investigación e innovación tecnológica.

En los últimos días, ha habido una gran expectación en torno al Ethereum, que alcanzó los 3.694 dólares, registrando un rendimiento positivo del 21% en un solo día, lo que representa la mayor vela «diaria» de la historia de la criptomoneda.

No ha sido una mejora tecnológica, sino las noticias de los reguladores estadounidenses. De hecho, la SEC ha pedido a los «solicitantes» de ETF de Ether que rellenen un documento clave, conocido como Formulario 19b-4, para la cotización y negociación al contado de ETF.

Esto podría sugerir posibles aprobaciones este año, y los analistas de Bloomberg James Seyffart y Eric Balchunas han elevado las probabilidades de aprobación hasta el 75%.

Esto allanaría el camino para muchos más ETF de criptomonedas.

Volviendo a nosotros, está claro que la transacción pasó a la historia no sólo por su importancia económica, sino también por lo que representó: el inicio de la aceptación real del Bitcoin, y el Día de la Pizza es un recordatorio de lo mucho que se ha avanzado e innovado desde 2010.

Esta historia nos enseña la importancia de mirar más allá de las apariencias y que toda gran innovación comienza con un pequeño paso a menudo considerado insignificante. Esta operación nos enseña a no subestimar el poder del cambio, especialmente cuando está respaldado por una visión definida.

No olvidemos la revolución en curso de las últimas tecnologías digitales, siendo la Inteligencia Artificial una de las más complejas y discutidas en los últimos tiempos.

Fuente: Investing