Hernán Lacunza emitió otros $5000 millones de deuda

Sin posibilidad de emitir en el mercado internacional y habiéndose consumido la totalidad de los desembolsos del Fondo Monetario, el Gobierno compra tiempo con fondos de entes públicos para llegar a diciembre.

A raíz de la compleja situación que dejará Mauricio Macri, especialistas del mercado financiero descuentan que habrá un nuevo reperfilamiento de las letras que vencen a fin de año, las cuales ya habían sido reperfiladas en agosto tras las PASO.

En el gobierno buscan evitar nuevas tensiones sobre el tipo de cambio, ya que en cada vencimiento de las letras no hay renovación y ese dinero se vuelca a la compra de divisas vía el contado con liquidación. Esto sucede porque los tenedores de estos papeles (Lecaps, Lelinks y Lecer) descuentan algún tipo de reestructuración con quita. Es por eso que se espera un cambio en las condiciones de esta deuda de corto plazo que se transformó en una espada de Damocles en la próxima gestión.

El decreto del 27 de septiembre último dispuso que hasta el 30 de abril próximo las jurisdicciones y entidades del Sector Público Nacional y la totalidad de las empresas, entes y fondos fiduciarios y patrimonios administrados por organismos públicos sólo podrán invertir sus excedentes transitorios de liquidez, mediante la suscripción de Letras precancelables emitidas a un plazo que no exceda los 180 días por el Tesoro. En resumen, obliga a los organismos a comprar compulsivamente letras.

Este jueves el gobierno oficializó la emisión de Letras por 5000 millones de pesos con vencimiento el 5 de mayo próximo (180 días de plazo).

La moneda de emisión, suscripción y pago son los pesos, la amortización, íntegra al vencimiento y devengará intereses a la tasa Badlar para bancos públicos. El organismo podrá disponer la cancelación anticipada de las Letras del Tesoro en forma total o parcial. Se suma a los 10.000 millones de pesos que colocó en dos licitaciones a mediados y fines de octubre, las cuales ya devengan una tasa de interés Badlar para bancos públicos (en torno al 45,25 por ciento anual).

Página/12