Heller, de Credicoop: “Las tasas para créditos que maneja el sistema son muy elevadas”

La notoria retracción en el consumo, el incremento de las tasas de interés, la caída en el otorgamiento de los préstamos y el aumento de la mora son algunos de los temas ineludibles que Carlos Heller, presidente Banco Credicoop, conversó con BANK MAGAZINE en la siguiente entrevista.

Por Mariano Jaimovich

-¿Qué análisis realiza del momento actual del país?
-Este 2019 resulta un año más que difícil, en el que los indicadores económicos y sociales se deterioraron de manera significativa, continuando una tendencia marcada ya desde inicios de 2018. Por ejemplo, el poder de compra de los salarios de los trabajadores registrados cayó un 12,6% entre diciembre de 2017 y junio de 2019; para los empleados públicos la reducción fue del 14,7%, y los no registrados tuvieron una pérdida del 23%. En línea con estos datos, el consumo se derrumbó, llevando a una fuerte reducción de la actividad económica. Todo esto, sumado a las elevadas tasas de interés de las financiaciones, configuró un panorama de profunda recesión, aún antes de la última devaluación de agosto de 2019.

Considero que las elecciones generales de octubre de 2019 abren la posibilidad de instalar en nuestro país otro modelo económico, que revierta esta aguda situación recesiva.

Heller, de Credicoop: “Las tasas para créditos que se han manejado en el sistema han sido muy elevadas”

-¿Cómo se adapta al año electoral y a la crisis económica?
-El banco cooperativo que presido siempre ha tenido políticas de bajo riesgo, con lo cual el impacto ha sido escaso. No así sobre nuestros asociados, en especial las pymes, pues muchas han cerrado y otras están pasando momentos muy difíciles; aunque hay una porción de empresas que continúa desarrollándose, aún en este ambiente recesivo. De allí que enfocamos nuestra operatoria a brindar soluciones posibles para que nuestros asociados puedan transitar este período con mayores herramientas para encarar la variedad de problemas que enfrentan.

-¿Qué comportamientos destacados están observando en los clientes en este momento de incertidumbre política y económica?
-Nuestro banco se caracteriza por la cercanía con sus asociadas y asociados. Además de estar en el día a día brindándoles asistencia financiera, facilidades de gestión de liquidez y asesoramiento, históricamente hemos implementando charlas con especialistas para ir analizando la coyuntura económica y social. Como siempre, hemos brindado apoyo a las empresas a través de la Fundación Banco Credicoop, para mejorar las habilidades de dirección de las mismas y encarar nuevos desafíos tecnológicos y en materia de comercio exterior.

-¿Cómo ven las tasas y la liquidez del sistema?
-La liquidez del sistema es muy alta, lo cual le otorga una solvencia significativa. En el caso de los depósitos en dólares, la liquidez del sistema es superior al 55%, y en nuestro banco se ubica en niveles por arriba del 85%. No obstante, las altas tasas que se han definido desde la autoridad monetaria, que terminan trasladándose a los préstamos a empresas y personas, han reducido significativamente la demanda de crédito y las posibilidades concretas de concesión de financiamiento por parte de los bancos.

-Se menciona que la mora ha aumentado, ¿qué tan elevada es?
-En el caso de Banco Credicoop, la mora sigue siendo muy baja, por debajo del promedio del sistema. Respecto a los incumplimientos en el sistema, si bien aumentaron, se mantienen en niveles reducidos, cerca del 4,7% del total de préstamos, y no constituyen un problema sistémico.

-¿En qué nivel se ubican los préstamos y de qué manera están seleccionando sus otorgamientos para evitar incrementos en la mora?
-Los préstamos han caído en términos reales un 31,6% interanual en julio, según informa el BCRA, una caída que evidencia el efecto de la recesión y las altas tasas de interés. Ya a fines de 2017 nuestro banco decidió actualizar y profundizar la revisión de las carpetas de riesgo crediticio de todos nuestros asociados, para conocer con mayor detalle aún sus fortalezas y debilidades ante la nueva situación que se iba perfilando. De esa forma, la idea fue tener mayores herramientas para ofrecer distintas posibilidades a nuestros asociados, entre ellas también asesorarlos para no tomar crédito cuando veíamos que éste podía complicar la situación de algunas de nuestras pymes asociadas.

-¿Cuánto subió la tasa de financiación?
-Nuestra política siempre ha sido mantener tasas de interés de préstamos en niveles inferiores a las aplicadas por los principales bancos privados, y la hemos mantenido, aún en este contexto. De hecho, hemos sido el banco no oficial que mayor participación tuvo en los programas de subsidio de tasas impulsados desde el Ministerio de Producción y Trabajo, así como también en los programas de varias provincias y municipalidades. El objetivo ha sido brindar a nuestros asociados los beneficios de estos programas. No obstante, las tasas de interés para créditos que se han manejado en el sistema han sido muy elevadas, tanto para las empresas como para las personas.

-¿Cómo los está afectando en general los cambios normativos del Banco Central respecto a Leliq, encajes de dólares, entre otros?
-Nos hemos adecuado rápidamente y con eficiencia. Nuestro banco ha mantenido siempre sólidos indicadores, como por ejemplo una elevada liquidez, a la vez que hemos dado una respuesta informática y operativa rápida. Es así que nos hemos podido adaptar sin mayores problemas a las nuevas regulaciones.-