Hay luz al final del túnel: el financiamiento avanza lentamente

Hay luz al final del túnel: el financiamiento avanza lentamente

Los bancos actúan con cautela, pero auguran una recuperación de los niveles de actividad. En la espera, apuntan al crecimiento del agro, la minería y el comercio exterior. El financiamiento también avanza lentamente.

Hay luz al final del túnel. El sistema financiero parece estar esperando a que pase el temblor, pero con buenas expectativas en lo macroeconómico hacia fin de año. Todavía en la ratio más baja de la historia, el crédito sigue buscando esquemas sustentables y las entidades afinan productos para cuando la reactivación económica finalmente llegue.

“El 2024 estará marcado por las políticas llevadas adelante por el nuevo gobierno, que van a requerir de un fuerte ajuste a efectos de normalizar las principales variables macroeconómicas”, vaticina Fabián Kon, CEO de Galicia. La entidad que acaba de comprar por US$550 millones la operatoria del HSBC en la

Argentina, se convirtió en el banco privado más grande del mercado y el segundo en tamaño detrás del Banco Nación.

Los ajustes ya están impactando en el nivel de actividad económica que, en febrero, según datos del Indec, cayó un 3,2 por ciento comparado con el mismo mes de 2023. Pero Kon es optimista: “creemos que a partir de mediados de año empezaremos a ver los efectos de estas medidas, con la inflación cayendo por debajo del 5 por ciento mensual y la actividad comenzando a recuperarse”.

En ese marco, la entidad apuesta al segmento que moviliza a la economía, las PYMES. El banco seguirá invirtiendo tecnología en dos plataformas de negocios: Nave para comercios y Nera para empresas del agro. También apuntan a concentrar la operatoria de sus clientes con otras entidades o fintechs. “Galicia seguirá trabajando de manera abierta en propuestas que hagan el día a día de los clientes más simple, como MODO, el QR interoperable, o las transferencias pull, que permiten conectar las cuentas de otros bancos y fintechs y gestionarlas en un solo lugar”, explica Kon.

A mediano plazo, la apuesta es a la figurita más difícil del sistema financiero argentino, el crédito. Hoy la relación del crédito con el PBI ronda el 7 por ciento, la mitad de lo que era hace una década, y un porcentaje mínimo comparado con otros países de la región, como Chile, Brasil o Perú, que tienen ratios de crédito a PBI que van desde el 50 por ciento al 80 por ciento. “Si el rumbo

económico se consolida, el crédito puede experimentar un crecimiento explosivo en los próximos meses y años. Después del proceso de corrección de desequilibrios macroeconómicos, el poder adquisitivo debería encontrar su piso y, eventualmente, comenzar a recuperarse, dinamizando los préstamos al consumo”, augura Kon.

El crédito está en los horizontes de la mayoría de los bancos, que esperan que las tasas sigan bajando y que -con mayor estabilidad y con una inflación controlada sea una opción sustentable.

Por lo pronto, ya son varios los bancos que salieron a ofrecer créditos hipotecarios UVA. El Banco Hipotecario hizo punta con dos líneas para la compra de primera o segunda vivienda, y para ampliación y refacciones con un monto de hasta $250 millones a 30 años, por el 80 por ciento del valor de la propiedad. Los préstamos serán actualizables a tasa UVA de 4,25 por ciento para el primer año en el caso de que aquellos que cobren su sueldo en la entidad y luego de 8,5 por ciento. Este último porcentaje también es el que se le cobrará a los no clientes.

“En 1999, en el contexto de estabilidad de la convertibilidad, el crédito hipotecario representaba 5,3 por ciento del PIB mientras que ahora apenas alcanza un 0,4 por ciento”, apunta Gustavo Cardoni, gerente General de Banco Ciudad. La entidad también anunció una línea de créditos en UVA más una tasa nominal anual del 5,5 por ciento para financiar hasta el 75 por ciento de inmuebles a 20 años y por un monto máximo de $ 250 millones. Si las propiedades están en el Microcentro porla tasa baja al 3,5 por ciento. Y si la actualización del UVA supera en un 10 por ciento al Coeficiente de Variación de Salarios (CVS) los beneficiarios pueden solicitar la extensión de hasta un 25 por ciento en el plazo de pago.

La entidad, además, desembarcó en el mercado de las billeteras virtuales, con Buepp. “Apostamos también al crecimiento de la plataforma de subastas, con mayor alcance y participación. Asimismo, apuntamos a consolidar nuestras soluciones de cash management y de financiamiento a mediano plazo para proyectos de inversión, continuando con el apoyo a los proyectos estratégicos impulsados por el Gobierno de la Ciudad”, destaca Cardoni.

Por su parte, el Banco Nación apunta al financiamiento productivo

“El aumento de la demanda de financiamiento para destinos de capital de trabajo, descuento de cheques de pago diferido y financiamiento en dólares -esta última especialmente-, está siendo capturado en el mercado por nuestra red”, indica Carlos Rovetto, gerente General del BNA.

La entidad está relanzando su línea de proyectos de inversión con la mira puesta en financiamiento a largo plazo. Aseguran que subió la demanda de créditos para maquinaria agrícola y la financiación en dólares de maquinaria de industria nacional y de equipamiento usado, camiones, utilitarios y buses.

“Hay muchas expectativas por parte de los clientes a los movimientos a la baja de las tasas de financiación. Estiman que la inflación, de a poco, se desacelerará y en base a ello fijan sus decisiones. Notamos un aumento en preferencia por financiamiento en dólares, especialmente en agroexportadores y sectores con acceso al mercado cambiario. Estamos contabilizando muchos créditos a esa moneda”, explica Rovetto.

Alejandro Butti, Ceo de Santander Argentina, pronostica un año de transición. “Es esperable que en el corto plazo la actividad se retraiga como conseteño,

cuencia de los impactos propios del sinceramiento del mercado cambiario y la recalibración de precios relativos. Sin embargo, habrá excepciones y oportunidades: el agro y sus actividades relacionadas mostrarán un muy buen desempeño. Otros sectores donde hay grandes posibilidades de crecimiento son: minería, petróleo y gas”, afirma. El banco planea seguir invirtiendo en el negocio bancario, las soluciones para el agro y el de pagos y cobros, reforzando la oferta de productos y canales para las PYMES y empresas, y sumando soluciones digitales para el financiamiento al consumo.

Para Santander, durante 2024 “el foco estará puesto en las plataformas tecnológicas de negocios y su integración”, Es por ello que, el 48 por ciento de las inversiones corresponden a software y un 24 por ciento en hardware. “Por otro lado, un 20 por ciento de ellas se destinarán a reforzar nuestro plan de optimización de inmuebles, y el resto a un proceso de mejora continua de la seguridad”, agrega el CEO.

“Creo que existe una gran posibilidad para los bancos de aumentar el crédito en los próximos años. Para que esto suceda, deberían concretarse las expectativas de baja de inflación y que vuelva a crecer el nivel de actividad. Creo que esto se debería materializar para fines de 2024 o principios de 2025”, aspira Diego Ferreyra, CFO de Banco Patagonia.

Durante este año, apuntará al financiamiento de sus principales segmentos, entre ellos el agro, las economías regionales y los estudiantes universitarios. “En los últimos meses, lanzamos Patagoniaon, pensado para los jóvenes; desarrollamos WAPA, un nuevo sistema de cobranzas para PYMES, profesionales y emprendedores; acompañamos al sector agropecuario con la tarjeta Agro y estamos con el sector público con estrategias de crecimiento para potenciar las economías regionales”, adelantó Ferreyra.

“Tenemos que transmitir la noción de que el futuro requiere ser financiado y que no podemos escapar a esa responsabilidad”, asegura Juan Kindt, director de Desarrollo de Negocios de BBVA en Argentina, y adelanta que este año se

trabajando en productos que ayuden a las personas a construir su historia de crédito. “El objetivo es que cada persona pueda hacerlo apenas establece una relación con el banco, de modo que, con la tecnología, pueda obtener productos de manera más rápida”, afirma.

Para eso están invirtiendo en tecnología para personas y empresas. “Estamos trabajando en desarrollos con productos que les permitan cobrar teniendo QR y link de pago. Que cualquier persona que produzca un servicio o un bien y quiera comercializarlo, pueda valerse de elementos tecnológicos para simplificar su economía”, explica Kindt.

“La estabilidad económica es la llave de la normalización de todo el sistema crediticio”, diagnostica Gustavo Manríquez, CEO de Banco Macro. El banco de Jorge Brito amplió sus operaciones en noviembre de 2023, adquiriendo las del Itaú en la Argentina por US$50 millones.

“Seguimos trabajando en la fusión, no solo en la integración de los colaboradores, sino también en la ampliación de oportunidades para nuestro negocio”, agrega Manríquez.

El banco viene desarrollando una serie de soluciones tecnológicas para individuos y empresas. Entre ellas Macrochat, un bot que permite, desde consultar saldos hasta hacer transferencias y solicitar préstamos con un dispositivo de reconocimiento facial. Y Macrosoluciones, para empresas, que permite digitalizar pagos y cobranzas.

“La demanda de crédito de consumo y de empresas de todos los sectores viene mostrado una retracción desde hace aproximadamente seis meses. Sin embargo, durante el primer trimestre de 2024 esta tendencia viene desacelerándose. Las empresas medianas y grandes parecen ser hasta el momento las que menos evidencian el impacto negativo de la caída en los niveles de actividad. Otra excepción favorable son las PYMES que operan como proveedores del ámbito petrolero y las del sector de agricultura y ganadería”, define Alejandro Ledesma Padilla, gerente General de ICBC.

El banco chino apunta al exportador

“Nuestra premisa es continuar posicionándonos como un banco que crea puentes entre el mercado local y el mundo”, dice Ledesma Padilla y agrega algunos proyectos a largo plazo, como la transformación digital, la captación del público joven con la app YOY, los servicios a las empresas, los beneficios para personas y el comercio exterior”.

“Estamos enfocados en la ampliación de nuestra oferta de financiamiento, tanto para individuos como para PYMES y empresas, a través de nuestros equipos, sucursales y canales digitales”, advierte Alejandro Stengel, CEO de Banco Supervielle. El ejecutivo asegura que, aunque es incipiente, se observa un repunte de préstamos. “A partir de marzo hubo un incremento en las líneas de corto plazo, como factoring y acuerdos en cuenta corriente.

Así como en la colocación de préstamos personales. Creemos que, a partir de la estabilización de la situación macroeconómica y la reducción de la inflación, junto al alto nivel de liquidez actual, el sistema financiero derive en una mayor demanda de préstamos, que hoy es inferior a la de la crisis de 1999-2002”. Afirma que se viene preparando para eso. “Estamos listos para retomar nuestra función natural, que es captar el ahorro y canalizarlo para proyectos de inversión, y para la adquisición, por ejemplo, de viviendas con hipotecas. Para eso se necesita estabilidad y aniquilar la inflación de una vez por todas”.

Tasas en baja

El 12 de marzo pasado, el Banco Central dispuso la desregulación de las tasas mínimas de interés y eliminó la tasa mínima de plazo fijo. Desde ese momento, la entidad bajó cuatro veces las tasas de referencia. La caída redujo bruscamente los rendimientos de los depósitos a plazo fijo, el caballito de batalla de los ahorristas argentinos.

Si bien puso a competir otras opciones de inversión, en el sector aseguran que no se produjo una salida masiva de inversores. “En lo que respecta a clientes minoristas no tuvimos un impacto significativo en la demanda del producto, orientándose sólo una pequeña porción del flujo a nuestros Fondos Fima y en menor medida a otras operatorias, como CEDEARS, bonos, acciones y dólar financiero”, asegura Kon, del Galicia.

“La liberación de las tasas de los plazos fijos nos permite realizar una mejor administración de nuestro costo de fondeo en un contexto muy dinámico, en el que la baja demanda de crédito por parte del sector privado hace crecer la posición de liquidez de los bancos y en donde, además, tanto el Central como el Tesoro Nacional han venido reduciendo las tasas de interés.

Por otra parte, la última reducción en la tasa de política monetaria que realizó el BCRA vino acompañada por un aumento en los encajes para las cuentas a la vista remuneradas de Fondos Money Market; esto afecta el rendimiento de estos depósitos y tiende a hacerlos menos atractivos en relación al rendimiento de un plazo fijo”, explica Cardoni, del Ciudad.

La medida impulsa a las entidades a competir con más productos

“Vemos que cada vez más gente va diversificando sus inversiones. Podemos ofrecer a nuestros clientes muchas otras opciones de inversiones como los fondos comunes de inversión, acciones, ADR, bonos, etcétera”, dice Ferreyra, de Patagonia.

Los fondos comunes de inversión (FCI) reciben a muchos de los ahorristas que abandonan los plazos fijos. “Estamos observando una migración de flujos desde fondos de Money Market hacia T+1, es decir, fondos comunes de inversión de renta fija en pesos a corto plazo”, destaca Kindt, de BBVA.

Por su parte, Rovetto de BNA, asegura que en los segmentos con mayor conocimiento del mercado de capitales migran a depósitos ajustables por UVA o fondos comunes de inversión y títulos públicos y privados.

Por caso, en Supervielle lanzaron un producto de inversión rápida en su app, que multiplicó por nueve el número de clientes individuos que durante el año usaron el producto para suscribir y rescatar el FCI Premier Renta Corto Plazo. “Además contribuyó a que los activos bajo administración se incrementaran siete veces en términos nominales”, explica Stengel.

“Esperamos que en un contexto de normalización de tasas reales positivas del mercado, posiblemente luego de la liberación del cepo, los plazo fijos volverán a ser una alternativa muy válida de inversión para canalizar el ahorro de la gente, sobre todo el de corto plazo”, advierte, el CEO.

Fuente: Apertura