Guerra comercial: Argentina es uno de los países más expuestos del mundo

En un mundo polarizado por dos gigantes económicos, los más golpeados resultan ser los países en situación de crisis. Entre ellos, Argentina, cuya posibilidad de recuperación depende de la previsibilidad de los acuerdos de intercambio de bienes y capitales y la estabilidad monetaria.

Guerra comercial: Argentina es uno de los países más expuestos del mundo. “Los inversores buscan colocarse en bonos del Tesoro de EEUU, en oro y en money market para protegerse de potenciales caídas en cotizaciones bursátiles”

Argentina, como el resto del mundo, asiste expectante a las presiones y “chicanas” entre China y Estados Unidos. Ambas potencias entablaron una escalada de mecanismos proteccionistas para debilitar la posición de dominio de su oponente. El conflicto tiróo por tierra los protocolos de negociación internacional de la modernidad en pos de una competencia intimidatoria con repercusiones negativas de escala global. 

Francisco Cantamutto, economista miembro de la Sociedad de Economía Crítica, dijo que más que guerra comercial entre EEUU y China se trata en realidad de “una guerra más generalizada por la preeminencia geopolítica global que tiene distintas expresiones en lo económico”.

En un nuevo capítulo del enfrentamiento comercial y financiero entre el Gobierno de Donald Trump y el de Xi Jinping, China anunció la semana pasada nuevos aranceles a productos provenientes de los EEUU en respuesta a las tarifas sobre los bienes del país asiático que ingresan a la nación norteamericana. 

En plena crisis económica, golpeada por la incertidumbre política, la devaluación reciente y dependiente del éxito de escasos sectores competitivos para la generación de divisas, Argentina se encuentra en peligro. En ese contexto, un cambio cualquiera en las políticas económicas de los dos principales compradores de sus productos y una reacción negativa del mercado de capitales podrían tener un impacto catastrófico.

Martín Tetaz, economista de la Universidad de La Plata, resaltó que “Argentina se ve afectada por dos vías: la primera, porque vende commodities que se ven afectadas negativamente en su precio, y la segunda por el canal financiero, porque los flujos de capitales empiezan a escaparse ante el mayor riesgo, entonces se pone más caro el financiamiento para todos los países en vías de desarrollo”.

Cantamutto coincide con Tetaz: “En los últimos meses ha cobrado mucha intensidad la guerra financiera, que tiene que ver con las monedas en las que se realizan los intercambios, así como la tenencia de bonos que ha generado bastantes cimbronazos y que encarece el crédito para los países de la periferia”, recalcó.

Por su parte, el economista Nicolás Litvinoff, director de Estudinero.net, consideró que esta guerra comercial “afecta a los países emergentes en general y a Argentina en particular porque hay un fly to quality por miedo a la recesión económica”. 

“Eso quiere decir que los inversores buscan colocarse en bonos del Tesoro de los EEUU, en oro y en money market (cash) para protegerse de potenciales caídas en las cotizaciones bursátiles”, aclaró Litvinoff.

Además, explicó que dicha estrategia provoca que los capitales huyan de los países emergentes, que necesitan de la entrada de dólares. “Algunos tienen economías más estables o prevén estos escenarios por eso forman fondos cíclicos o restringen la entrada y salida de capital de divisa extranjera. En Argentina nada de eso sucede, por ende somos una de las economías más expuestas y que más puede sufrir un escalamiento en la tensión entre China y los EEUU”, aseveró.

Sputnik