Gorodisch: Cómo será la moratoria que se pague con títulos reperfilados al 100%

Quién es el famoso economista que le está preparando un programa integral, que incluirá la compra de inmuebles y autos con bonos

Mariano Gorodisch

“Es un programa integral”, dicen quienes están trabajando junto a Martín Redrado en el armado de un plan para poder pagar con bonos autos, inmuebles e impuestos, aunque subrayan que se trata de “algo más abarcativo”.

“Una parte es una moratoria sin costo y que se pague con los títulos reperfilados a 100%”, deslizan por lo bajo, aunque recalcan que hasta que no tenga visos de implementarse no pueden dar muchas precisiones, ya que lo primordial será el factor sorpresa.

Otra de las propuestas en danza es el documento en el que participaron más de 700 personas en el marco de 18 comisiones de los equipos técnicos del PJ, titulado “Propuesta heterodoxa para movilizar el ahorro dolarizado de los argentinos”.

“A la escasa inversión en la economía local se contrapone contradictoriamente una extraordinaria cifra en manos de residentes argentinos de dólares billete y activos en moneda extranjera. ¿Por qué no se invierten esos recursos, aun cuando se dan las condiciones o expectativas apropiadas en la medida que podría esperarse?”, le proponen a Alberto.

La razón fundamental es que la “preferencia por liquidez” o “demanda especulativa de dinero” en una economía altamente dolarizada se realiza en moneda extranjera y no en pesos. Una vez que los recursos se han dolarizado, existe incredulidad respecto a la posibilidad de que si se adquieren activos en pesos se pueda “salir” nuevamente hacia la moneda de refugio.

“Toda dificultad compleja tiene soluciones complejas, que no se encuentran en los manuales”, sugieren. Para hacer más fácil la comprensión de la propuesta, explican la idea a través de la interacción entre dos fideicomisos.

Además, como uno de ellos se constituye en moneda extranjera, lo llaman “trust”. Los residentes argentinos que puedan demostrar fehacientemente que cuentan con dólares en la actualidad, podrán depositar dichos recursos en el mencionado trust como garantía y con ello obtener un préstamo en pesos de un fideicomiso que por este sistema está autorizado a recibir un adelanto del BCRA.

La idea es que el préstamo sólo puede ser utilizado para la compra primaria de obligaciones negociables (ON) que tengan por objeto fundamental la realización de inversiones reales. El BCRA recibirá por el adelanto en pesos un interés igual a los que percibe por la inversión de sus reservas.

Los inversores podrán en cualquier momento pagar su deuda con el fideicomiso, liberando la garantía del trust y recuperando sus dólares. O, al momento de cobrar el principal de las ON, devolver los pesos y también liberar las garantías pari passu sin verse afectado por las variaciones de tipo de cambio. Las inversiones que se realizan con los pesos adelantados son de riesgo y el riesgo lo corre el inversor.

En el caso que el inversor no pueda devolver los pesos, el BCRA se quedará con los dólares que garantizan la operación. Este procedimiento permite al inversor argentino que se encuentra líquido en dólares y que le interesa invertir localmente poder hacerlo en pesos, asegurándose que el único riesgo que corre es el de la inversión, que de resultar exitosa le permitirá recuperar la liquidez original en moneda extranjera.

Una consecuencia esperable de este esquema es que la tasa de interés en pesos para estas operaciones baje marcadamente, en virtud de que el riesgo devaluatorio solo afecta a los intereses.

Asimismo, se evitan por este mecanismo los efectos disruptivos del ingreso y egreso en el mercado de cambios de las inversiones en moneda extranjera, con sus consecuencias sobre el tipo de cambio, elemento clave para la competitividad económica. Es esperable que no haya oposición a que los dólares en manos de argentinos se utilicen en operaciones productivas que aumenten la inversión y amplíen el mercado de capitales local.